He recibido por mis redes sociales la siguiente carta.  Reconozco que en su lectura mi ojos se han humedecido de emoción y gratitud hacia nuestra querida Guardia Civil y mi corazón está henchido de amor patrio. Quisiera compartir con vosotros amables lectores su lectura y quizás mis propìas emociones. Dice así:

Mi honor y mi uniforme en el armario, es lo que queda de lo que fui.

Defendí a mi Patria y conciudadanos lo mejor que pude.

Defendí con honor su bandera y a sus gentes en tierra hostil.

Uno tras otro íbamos desmantelando los diferentes comandos, sus cúpulas en Francia, desmantelamos su aparato financiero y de extorsión, sus arsenales de armas. Fue una guerra sin cuartel, sin más apoyo que el de los compañeros, hasta que derrotamos finalmente a ETA.

Eran los 80 y 90, malos años. Muy malos

Caíamos asesinados, casi a diario, 3, 4 Guardias Civiles a la semana, mataban a nuestros hijos y mujeres, atentaban contra nuestras casas cuartel.

Éramos portada en periódicos y noticia en informativos.

Los políticos poco o nada hicieron, según ellos nos «pagaban para eso», y mientras nosotros nos jugábamos la vida para terminar con ETA, sin medios, ellos negociaban con nuestros enemigos a nuestras espaldas.

Y ahora, todo eso está olvidado.

¡¡¡Hay que pasar página¡¡¡ dicen …

Y muchos de nosotros, los que quedamos vivos, los que tenemos heridas (en el cuerpo y en el alma), no somos ni historia.

Solo somos uniformes arrugados colgados en armarios, y los compañeros caidos en la memoria.

Pero yo se bien lo que hicimos, lo que sufrimos y donde estuvimos, porqué y contra quien luchamos.
!!! Para nada!!!!

Sucios políticos…,,,,,,….sindicalistas comprados…..

Políticos vendidos, traidores de asesinos blanqueados.

Políticos escoria vil,cobardes sin conciencia, sin honor, sin valores.

Políticos apátridas, que solo sirven al dinero, y sus intereses, bastardos y rastreros.

Pues bien, aquí queda un Guardia Civil de otros tiempos y aún sin uniforme, pero en mi alma lo llevo puesto y mi corazón clama justicia y honor por mis compañeros vivos y muertos.

Y al igual que Hernán Cortés, aquí se traza una línea, en una parte los traidores y cobardes, y en la otra, los hombres de honor, los que sirvieron y murieron por España.

No puede haber mayor honor ni acometer empresa más altiva que la de luchar por la Patria y sus gentes y si es preciso incluso por ella, dar la vida ….🇪🇦

Fdo. Un Guardia Civil.

En los convulsos días que nos han tocado vivir, el director de Benemérita al día y conmigo toda la Junta directiva del Círculo Ahumada – Amigos de la Guardia Civil quieren honrar a este humilde y anónimo Guardia Civil autor de esta emotiva carta. Juntos entonamos de todo corazón y a pleno pulmón:

Viva España, viva el Rey, viva el Orden y la Ley, viva honrada la Guardia Civil!

Redacción