Buenos días.

Mi capitán, estamos de acuerdo totalmente con lo que escribe usted del bicentenario fake de la policía, pero: ¿Qué ha hecho nuestra Dirección General con su flamante Servicio Histórico?, pues a avergonzarnos felicitándolos.

Opiniones al margen ante tan grande humillación, ¿por qué no se utilizó a la Real Academia de la Historia para dirimir está cuestión?. Algunos me dicen que la Guardia Civil no debe crear un problema institucional y yo contesto que el problema ya lo ha creado la policía.

El tal Turrado es un vehemente y un exaltado pero se ha salido con la suya y esto es una obviedad. Hemos comulgado con ruedas de molino y lo que nos queda.

Pero la pregunta es: ¿vamos a hacer algo a nivel institucional?, ¿seguimos luchando a título individual como Quijotes?.

Lamentablemente esto es más grave de lo que muchos piensan.

Yo tengo documentación extraída de diferentes sitios que pudieran interesarle y poder contestar a este relato o revisión del bicentenario fake en futuros trabajos.

Como usted sabrá a la policía general del reino se le pusieron varios responsables de carácter liberal en un intento de salvar la institución a principios de la guerra carlista, pero el odio general era tan grande que no tuvo salvación ninguna. Está circunstancia es la que se utiliza en el relato para hacer creer que es una institución de corte liberal.

Una de las cosas que argumenta el tal Turrado con su «Turra de relato» es que no ha visto los documentos por los que se tilda a la policía general de política y es que tales documentos se quemaron por orden de la reina gobernadora a petición del superintendente.

Al parecer llenaban la Superintendencia y todas las dependencias de esta policía y también los gobiernos civiles.  Real orden de 31 marzo de 1835, poco antes de su disolución .

Otra de las cosas que hay que resaltar de la Superintendencia y de la policía del reino es su creación en 1824 disfrazada de institución moderna era en realidad la sustituta de la inquisición.

La diferencia es que la inquisición la controlaba la iglesia y el organismo que lo sustituyó que era la Junta Reservada de Estado dependía del Rey.

El superintendente era el presidente de la Junta de Reserva de Estado o Junta Secreta de Estado integrada por 8 miembros, seis de ellos eclesiásticos y la policía que era dependiente y utilizada en exclusividad para la persecución de ideas políticas con la elaboración de los montajes policiales, falsas declaraciones y relaciones conocidos como «índices inversos» que llenaban Superintendencia, Secretarias y Gobiernos Civiles.

También tengo lo que se publicó el 14 de septiembre de 1824 y que son instrucciones del superintendente a todo el ramo de policía y que se podría comparar con sorna de nuestra cartilla.

Respecto a José Manuel Arjona era un absolutista convencido. Su hijo que se inició como teniente de artillería de los voluntarios realistas llegaría a ser Brigadier (general de brigada)del ejército carlista y participó en la expedición de Don Carlos que llegó a las puertas de Madrid.

Los títulos o empleos finales de Arjona Cubas son estamentos del antiguo régimen y no tenían transcendencia ninguna en el momento de su nombramiento.

Según la RAH fue desterrado 10 años de España y la página de la policía pasa de puntillas por este apartado añadiendo que se «auto-exilió» a dos países, cuando realmente da igual donde fijase su residencia, la realidad es que estaba desterrado.

Otro de los castigos que sufrió por parte del gobierno liberal fue no reconocerle la paga de su retiro tal como el creía que debía ser.

Mi capitán si puedo ayudarle en algo, no lo dude.
Un saludo y a sus órdenes.

David Mújica Miró.
Cabo 1° de la Guardia Civil.

La sección «Cartas al director» está abierta a todos nuestros lectores. Pueden enviar sus escritos a benemerita.albert@gmail.com

Nota: Las opiniones en la sección «Cartas al director» son exclusivas del autor y no tienen necesariamente que reflejar las de Benemérita al día y el Círculo Ahumada – Amigos de la Guardia Civil