Hay tres detenidos por sustraer la documentación de los coches estacionados en la calle

Agentes de la Guardia Civil con destino en el Puesto Principal de Arganda del Rey, han logrado, en el marco de la operación Soracia la desmantelación de un grupo criminal especializado en cometer estafas con documentación que previamente habían sustraído del interior de vehículos estacionados en la calle.

La investigación se inició el pasado mes de septiembre tras recibirse varias denuncias relacionadas con robos cometidos en el interior de vehículos, producidos, cuando sus víctimas los tenían aparcados en la vía pública de Arganda del Rey.

Entre las denuncias existían varias similitudes en cuanto al modus operandi por lo que los agentes sospecharon que detrás de los robos pudiera estar un grupo organizado, descartando que fueran hechos aislados y sin relación entre sí.

El avance de la investigación permitió identificar a un hombre de 35 años de edad y nacionalidad española como uno de los autores, y gracias a las vigilancias discretas que se le realizaron se llegó a localizar a sus dos cómplices.

El entramado delincuencial actuaba de manera coordinada y cada uno de ellos desempeñaba una función a la hora de robar. Uno, se encargaba del forzamiento de las cerraduras de los vehículos, otro realizaba funciones de vigilancia en las inmediaciones para no ser sorprendidos, y el tercero, les esperaba en las inmediaciones con un turismo para garantizar la huida.

Con las tarjetas bancarias, carnés de conducir y las documentaciones sustraídas los autores realizaron compras que superan los 24.000 euros en diferentes establecimientos de la Comunidad de Madrid y valiéndose de la identidad de las víctimas hicieron retiradas de efectivo de 1200 euros en diferentes cajeros, reservas de hospedajes, repostajes en gasolineras, adquisición de tarjetas telefónicas de prepago, e incluso llegaron a realizar la compra de una motocicleta valorada en más de 18.000 euros.

Por todo ello se procedió a la detención de estas tres personas, quienes fueron sorprendidos con varios documentos de identidad de las víctimas, tarjetas telefónicas adquiridas de forma fraudulenta y con herramientas para violentar las cerraduras.

Los encartados son dos hombres y una mujer, españoles, con edades comprendidas entre los 35 y 45 años de edad, con antecedentes por delitos relacionados contra el patrimonio, robos en interior de vehículos y estafas y a quienes por estos hechos se les imputan delitos de robo con fuerza en interior de vehículos, delitos de estafa, delitos de usurpación de estado civil, delito de hurto y delito de pertenencia a grupo criminal.

Redacción