Por; Francisco Hervás Maldonado Coronel Médico (r)

 


Un robot puede que no gane dinero ni pueda mandar, pero afortunadamente no sabe contradecirse.

¡Vivan los robots!


 

La robótica es una forma de ingeniería y diseño dedicada a la construcción de máquinas inteligentes, con o sin movilidad, que pueden ser utilizadas en casi todos los órdenes de la vida, como el transporte, análisis, investigación de sucesos, cálculo de evoluciones, educación, sanidad, defensa, fabricación de productos, etc.

La robótica combina muchas disciplinas de manera muy particular, como la mecánica física, la ingeniería electrónica, la comunicación informática, los sistemas de inteligencia artificial (AI) en su forma ALIFE, la metódica de control de productos y su fabricación y la lógica de las ciencias aplicadas. Otras áreas importantes en robótica son la matemática, los autómatas de diseño programables, la deducción virtual y las máquinas de conducta.

El término robot se creó debido a la genialidad de la obra de Karel Čapek. (Robots Universales Rossum) de 1920. En realidad, la palabra checa original es robota, que significa trabajos forzados o trabajador, y fue mal traducida al inglés como robot.

El autor de R.U.R. (Robots Universales Rossum) no llega a definir en su libro las tres leyes universales de la robótica, las cuales no son más que un conjunto de normas elaboradas por el conocido escritor Isaac Asimov que se aplican en la mayoría de los robots de sus obras y que están diseñados para cumplir órdenes. En su universo, las leyes son “formulaciones matemáticas impresas en los senderos positrónicos del cerebro” de los robots (líneas de código del programa que regula el cumplimiento de las leyes guardado en la memoria principal de aquellos). Aparecidas por primera vez en la obra “Círculo Vicioso” (Runaround, 1942), son tres y se definen así:

  1. El robot no hará daño a un ser humano ni permitirá que un ser humano sufra daño por su inacción.
  2. Un robot siempre debe cumplir las órdenes dadas por los seres humanos, salvo aquellas que entren en conflicto con la primera ley.
  3. Debe proteger su propia existencia, pero solo en la medida en que esta protección no llegue a crear un conflicto con la primera o con la segunda ley.

 

Cualidades fundamentales de la Robótica:

  1. Ideación, diseño y fabricación. Todo robot se forma a partir de una estructura que aloja al resto de elementos. Esta puede diseñarse y fabricarse según los gustos, criterios y necesidades del interesado.
  2. Mecánica. Cualquier tipo de robot, independientemente de su empleo, es casi seguro que utilice motores –más o menos convencionales– o dispositivos similares, que le doten de capacidad de carga y, presión externa y que le permitan realizar todo tipo de movimientos y maniobras.
  3. Mecanismos electrónicos. El robot siempre debe interactuar con el entorno en el que se encuentre. Para ello precisa de dispositivos y sensores electrónicos que le permitan detectar obstáculos, medir distancias respecto a un objeto, conocer la posición en que se encuentra, detectar sonidos, medir humedad, identificar imágenes y voces, etc.
  4. Programación. Tanto los dispositivos mecánicos como los electrónicos tienen que relacionarse entre sí para poder ejecutar adecuadamente un trabajo. Para ello se emplea una tarjeta controladora (chip) que, bajo la acción de un programa, se encarga de leer y evaluar el estado de los diferentes sensores y así realizar las acciones, movimientos o impulsos necesarios –en un tiempo determinado– para cumplir una orden dada.

 

Tipos de Robots:

  1. Industriales. Son los robots que se utilizan en la producción y control de calidad industrial. Por lo general, éstos suelen ser sistemas de articulaciones y brazos de desarrollo específico para aplicaciones intermedias de producción industrial, como soldaduras, obtención de materiales, enlace de piezas, pintura, medición de tamaños, ajuste de mecanismos, limpieza y otros. También conviene incluir algunos vehículos de funcionamiento autónomo, sin conductor, para transporte de material o personal.
  2. Para servicio. Este tipo de robots son posiblemente los más frecuentes. Viene a ser cualquier robot que pueda utilizarse fuera de una instalación industrial, aunque pueden ser subdivididos en dos tipos principales: los robots utilizados para trabajos profesionales, como protección o vigilancia, los de gestión de tiempo y esfuerzo, como los ascensores, los de regulación de humedad y temperatura, etc., y los robots que empleados para el uso personal. Robot de servicio para uso personal: Domésticos o del hogar. Son los que se utilizan para las tareas del hogar. Se suelen ver como aspiradoras, secadoras, limpiadores de piscinas, etc.
  3. Médicos. Se utilizan en las instituciones sanitarias (hospitales) y también en algunas consultas externas. Entre ellos, hoy en día se utilizan bastante los robots de cirugía (el Da Vinci, por ejemplo), los de diagnóstico radiológico o de laboratorio, los de tratamiento por radiofrecuencia, los de nefrología para diálisis, etc. También deberemos incluir las máquinas que son empleadas para levantar personas y algunos transportes (camillas, sillas de ruedas…) guiados en forma automatizada.
  4. Son los que utilizan para las actuaciones militares. Este tipo de robots incluye robots de desactivación de bombas, de transporte, drones de reconocimiento o ataque, sistemas automáticos de artillería, funciones de navegación y, sobre todo, los especializados en socorro y salvamento de personas (robots de rescate). Además de otros muchos. Recientemente van surgiendo nuevos robots con diferentes utilidades. En la Guardia Civil son útiles los controles de velocidad, los transportes, los detectores de productos tóxicos, etc.
  5. De recreo o entretenimiento. Aquí se incluyen los robots que se utilizan para divertirse. Esta categoría es una de las más amplias en cuanto a tipo de robots. Pueden ser desde robots de un juguete simple hasta brazos robóticos articulados usados como simuladores de movimientos. También son los drones aquí muy frecuentes.
  6. Espaciales. Se utilizan en satélites y demás estaciones espaciales y cohetes. Se incluirían los robots utilizados en la estación espacial internacional, así como vehículos de Marte y otros robots que se utilizan en el espacio. Son los de las exploraciones espaciales y los de los satélites de comunicaciones, principalmente.
  7. Educativos. Se trata de los robots utilizados –muchos de ellos espaciales– para enseñar robótica en las escuelas por todo el mundo, sin excluir los robots pequeños y de escasas funciones, que son solo para la enseñanza de la gente que empieza en el campo de la robótica.

 

Los robots educativos deben ajustarse a diversos requisitos:

  • a) Siempre han de ser ampliables. Además de los dispositivos que traigan de serie se le deben poder añadir otros nuevos que les proporcionen nuevas prestaciones, acordes con la naturaleza formativa del curso de aprendizaje, para poder dotarles otras capacidades.
  • b) Es necesario que sean programables, al menos en un grado suficiente para la docencia prevista. Un mismo robot debe poder hacer múltiples tareas en función del programa que, en un momento dado del curso, se pueda grabar en su tarjeta de control (chip).
  • c) Es necesario que sea autónomo. Un robot no puede ni debe estar permanentemente enlazado con un ordenador. Una vez grabado su programa en el chip, el robot se deberá desenvolver con una autonomía completa.

Y más o menos esto es lo que hay que tener en cuenta a la hora de trabajar con robots. Pero hay que tener cuidado con el diseño informático, de manera que no exista posibilidad de evolución hacia tareas absurdas o contradictorias. Por eso es fundamental saber utilizar los fundamentos matemáticos de la ALIFE y AI (vida artificial e inteligencia artificial), junto con un buen modelo de “gestión de vías”, es decir: controlar bien los posibles caminos. Lo que dice Asimov con sus tres leyes de la robótica no es ninguna tontería.

Además, los robots no hacen leyes.