El presunto líder de la banda, detenido en València, estaba «estrechamente vinculado» con grupos de la Camorra Napolitana

La Guardia Civil, en colaboración con los Carabinieri italianos, ha detenido a cuatro personas, tres hombres y una mujer de entre 31 y 55 años, como presuntos responsables de un secuestro relacionado con un «vuelco» de droga en Callosa de Segura (Alicante).

Diversos juzgados de guardia han decretado prisión para tres de los arrestados, entre ellos, el considerado presunto líder de la banda, que fue arrestado en València y que guarda una «estrecha» vinculación con la Camorra Napolitana, según ha informado el instituto armado en un comunicado. La operación arrancó en abril del pasado año y finalizó en diciembre con la detención en Mijas y Marbella (Málaga) de los otros dos miembros de la banda que han ingresado en prisión.

La operación, en la que se ha empleado la Aplicación de la Red de Intercambio Seguro de Información (Siena) de Europol, empezó el 20 de abril del pasado año tras la denuncia de la propia víctima, que acudió a las dependencias de la Guardia Civil de Sant Joan d’Alacant para comunicar que cuatro varones le habían secuestrado durante cuatro días en una vivienda de Callosa de Segura.

Su retención se produjo mediante el uso de distintas armas de fuego cuando el hombre se dirigía a su domicilio ubicado en esta misma localidad. En los días que duró el secuestro, los presuntos autores de los hechos, por medio de armas blancas, le causaron lesiones de diversas consideración y le privaron de alimentación básica.

La víctima, mientras le trasladaban a otro domicilio de la localidad de El Campello, consiguió escapar de sus captores y acudir a las dependencias policiales.

Tras dicha información, el equipo territorial de la Policía Judicial de Sant Joan d’Alacant de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante se hizo cargo de las investigaciones e iniciaron la operación ‘Estratavo’.

En una primera fase, los agentes localizaron el 22 de abril los dos domicilios utilizados por los presuntos secuestradores en las localidades de Callosa de Segura y de El Campello. Realizaron dos registros domiciliarios y, en esta última localidad, detuvieron a una mujer italiana de 55 años.

Tras analizar los datos obtenidos, y por medio de la aplicación Siena de la Europol, intercambiaron información con el Cuerpo Carabinieri italiano. Los agentes lograron averiguar el motivo del secuestro del hombre, de origen marroquí, e identificar al presunto autor intelectual y líder de la banda.

Al parecer, la víctima del secuestro no había aportado toda la información a los investigadores, ya que los agentes pudieron descubrir que todo provenía de un ajuste de cuentas por un «vuelco» de droga, que es cuando un grupo de delincuentes roba a otro de narcotraficantes la sustancia estupefaciente que tenga.

CAMORRA

El presunto líder de la banda, hermano de la detenida, era un varón italiano de 54 años que tenía vínculos con grupos criminales relacionados con la Camorra Napolitana.

Por estos hechos, el día 1 de agosto fue detenido en la ciudad de València, e ingresó en priisón por orden del Juzgado de Guardia e Instrucción del Partido Judicial de Valencia. Finalmente, se pudo identificar al resto de miembros del grupo criminal: dos varones españoles de 31 y 34 años, que fueron detenidos los pasados 12 y 20 de diciembre en las localidades malagueñas de Mijas y Marbella.

Tanto el Juzgado de Guardia e Instrucción del Partido Judicial de Fuengirola como el de Marbella han decretado el ingreso en prisión de ambos.

Esta operación ha contado con el apoyo de la Guardia Civil como el Grupo de Personas y el Equipo de Homicidios de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de Alicante, el Grupo de Acción Rápida (GAR) y patrullas de la Compañía de Estepona de la Comandancia de Málaga. También se han unido agentes de la Comisaría de la Policía Nacional de Marbella y de la Policía Local de la misma localidad.

A los cuatros detenidos, según su grado de participación, se les ha imputado delitos de secuestro, lesiones y pertenencia a grupo criminal y han dado cuenta de todos estos hechos al Juzgado de Instrucción nº 3 de Orihuela, que es el órgano judicial competente que ordena la instrucción de la causa.

Los agentes durante los registros han intervenido diversas evidencias biológicas, documentación y dispositivos de telefonía móvil, que actualmente están siendo objeto de estudio.

Redacción