Agentes de la Guardia Civil, Policía Nacional, Mossos d’Esquadra, Agents Rurals de Girona y la Gendarmería Francesa han desarticulado una organización criminal presuntamente dedicada al tráfico de residuos procedentes de Francia y que acababan depositados de manera ilegal en España.

Los cuerpos policiales han detenido a nueve personas e investigado a otras diez como presuntos autores de delitos de tráfico de residuos contra el medio ambiente, falsedad documental, desobediencia y pertinencia a una organización criminal, han informado en un comunicado conjunto este sábado.

Las investigaciones se iniciaron en enero de 2021, cuando el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y los Agents Rurals de Girona se percataron de que en un vertedero de esta demarcación se estaban depositando residuos procedentes de Francia que presentaban «diferentes irregularidades»

Los residuos procedían de una planta de reciclaje de la ciudad francesa de Nimes y eran declarados como procedentes de la construcción y demolición (RCD) cuando en realidad se trataba de residuos catalogados como «impropios», los cuales se componen de plásticos, papeles y cartones.

30.000 TONELADAS DE RESIDUOS DESDE 2020

A través de diferentes registros, la policía ha determinado que desde mediados de 2020 se habrían introducido en España más de 30.000 toneladas de «residuo impropio», que en su mayoría se habrían enterrado en dos vertederos clausurados por orden judicial.

Las ganancias por esta actividad «habrían sido millonarias», y los presuntos autores se encuentran en prisión preventiva en Francia.

Redacción