S.M. FelipeVI

Los Reyes presidieron este sábado el homenaje de la ciudad de Huesca a los militares por el Día de las Fuerzas Armadas, cuyo acto central, con disfile militar terrestre y aéreo, no se celebraba desde 2019 por la pandemia.

Con vivas al Rey, a las Fuerzas Armadas y a España, los ciudadanos acogieron el desfile en la avenida Juan XXIII por la que desfilaron 3.279 militares. Felipe VI eligió en esta ocasión el uniforme de capitán general de Tierra, dada la sintonía de este Ejército con la provincia de Huesca.

Los momentos más emotivos del acto se vivieron en el acto de izado y homenaje a la bandera nacional, que fue traída en un salto paracaidista, y el posterior recuerdo a los que dieron su vida por España, con la letra de la canción ‘La muerte no es el final’.

Tras este tributo y coincidiendo con el final del toque de oración, la Patrulla Águila realizó una primera pasada tiñendo de rojo y amarillo el cielo azul oscense.

40 años de participación activa en la OTAN

En esta ocasión el Día de las Fuerzas Armadas, cuyo desfile último se celebró en Sevilla en 2019, tiene como lema «40 años de participación activa en la OTAN», ya que el lunes se cumple el cuadragésimo aniversario de la adhesión española en la Alianza Atlántica.

Esta efeméride será celebrada pasado mañana en el Teatro Real de Madrid con la presencia de Felipe VI, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Además contará con la presencia de los expresidentes del Gobierno.

Además de Don Felipe y Doña Letizia, este acto de Huesca contó con la presencia de los ministros de Defensa, Interior y Educación -Margarita Robles, Fernando Grande Marlaska y Pilar Alegría-, el jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante Teodoro E. López Calderón, y el resto de la cúpula militar con los jefes de los ejércitos de Tierra, Armada y Aire.

Hay que subrayar que, a diferencia de la Pascua Militar o el desfile militar del 12 de Octubre, a esta efeméride del Día de las Fuerzas Armadas no suele acudir el presidente del Gobierno. Sí estaba el presidente aragonés, Javier Lambán, o la nueva directora del CNI, Esperanza Casteleiro.

Eurofighter, A400M, avión Pilatus…

En el desfile aéreo se pudo observar 45 aviones y 24 helicópteros, destacando como es habitual los cazas Eurofighter y F-18, los helicópteros Chinook, los mastodónticos aviones de transporte militar A400M, los apagafuegos del Grupo 43 o el avión de enseñanza Pilatus PC-21. Este último ha sido una de las novedades del desfile aéreo este año.

El Pilatus entró en servicio el año pasado en el Ejército del Aire. Con él se forman los futuros pilotos del Ejército del Aire. Este avión de fabricación suiza sustituyó al veterano C-101.

Como es habitual, el desfile terrestre, al mando lo ostentó el general jefe de la Brigada ‘Aragón’ I, el oscense Javier Mur, contó con una representación variada de las unidades de los ejércitos de Tierra y Aire, la Armada Española, la Unidad Militar de Emergencias y la Guardia Civil.

En la parte motorizada destacaron la presencia de carros de combate Leopardo, los obuses autopropulsados, los blindados Pizarro, las máquinas quitanieves de la UME, el vehículo de detección de minas ‘Husky’ o el nuevo vehículo ligero del Mando de Operaciones Especiales, conocido como Netón.

El Netón, de la empresa Einsa, que ha sido una de las estrellas del desfile terrestre, toma su nombre del antiguo dios hispánico de la guerra y señor del rayo, está diseñado a partir del chasis de uno de los vehículos más extendidos en el mundo, la pick-up Toyota Hilux.

El desfile a pie dio paso a las unidades con agrupaciones de la Armada, el Ejército del Aire, Guardia Civil y Ejército de Tierra por este orden. La Legión y su cabra también desfilando con paso rápido, los Regulares con el elegante paso lento o una compañía de Cazadores de Montaña ‘Pirineos’, portando sus esquíes a la espalda, fueron algunas de las unidades más características.

En el brindis posterior, el Rey ha recordado que «a las puertas de Europa hay una guerra» y se solidarizó con Ucrania tras el «injustificado y brutal» ataque de Rusia.

¿Por qué un Día de las Fuerzas Armadas?

El Día de las Fuerzas Armadas tiene como objetivo «homenajear a los Ejércitos y fomentar su conocimiento e integración en la sociedad española», origen de la celebración cuando fue aprobada por Real Decreto en 1978. La fiesta cambió en 1987 con el propósito de ampliar la resonancia de la efeméride.

Durante esta semana se han programado más de doscientos actos militares, jornadas de puertas abiertas, conciertos, conferencias… en todas las Comunidades Autónomas. También en los contingentes de las misiones en el exterior.

Redacción