El Caballo en la Guardia Civil

Redacción, José Ignacio Rentero Vicente. Director Benemérita al día 

 

En 1844, año de la creación de la Guardia Civil , se ordena un decreto con lo siguiente : Aquellos aspirantes a guardia civil que estén en posesión de caballo propio, tienen la posibilidad de acceder al Arma de Infantería dentro del cuerpo.

Así nacería el primer cuerpo de caballería de la Guardia civil , y el caballo pasaría a ser el único medio de transporte para poder realizar las labores de distancia incluso en terrenos abruptos donde el guardia de a pie no podía llegar.

Su presencia se extendía a todos los cuarteles repartidos por el territorio nacional , y sobre sus monturas se desempeñaban las tareas encomendadas a las competencias de la Benemérita, entre ellas dar seguridad a los españoles, que en aquella época dada la delincuencia y el bandolerismo tuvieron un papel importante, dando seguridad en encrucijadas y pueblos de el territorio Español .

El 10 de octubre de ese mismo año , la Guardia Civil realizó su primer servicio en las calles de Madrid con motivo del cumpleaños de la Reina Isabel, que ese día cumpliría la mayoria de edad , encargándose estos de la seguridad en el recorrido de la comitiva real.

Para la ocasión se dispuso un contingente integrado por dos escuadrones de caballería, con 236 Guardias , e igual número de equinos.

Aquel dispositivo consiguió llamar la atención del público madrileño que había acudido a presenciar el memorable día en la historia de España.

En junio de 1850 , sale a la luz una circular con el siguiente texto de reglas de caballería :

1º Todo Guardia Civil de caballería ha de saber de memoria la reseña de su caballo, sus propiedades, faltas de que adolece y clase de herraje que usa convenientemente.

2º Los Subalternos, Comandantes de Sección, en sus revistas, harán a su presencia que los Guardias corran su caballo y salten por alto y ancho, tomando las precauciones necesarias para evitar cualquier desgracia en los hombres o en los caballos.

3º Harán hacer la carga de la carabina y pistola a caballo y fuego con estas armas, para cerciorarse si los caballos están acostumbrados a él.

4º En sus visitas a la Línea, aunque no haya más que una sola pareja, le harán ejecutar el manejo de sable y carabina a pie y a caballo para cerciorarse del estado de instrucción en que se encuentran.

5º Los comandantes de los Escuadrones, Compañías y Secciones, y los Jefes de los Tercios en sus revistas, pondrán especial cuidado en cerciorarse del cumplimiento de esta Circular.

Cabe destacar , que los propios Guardias civiles , eran los responsables de el cuidado y el herraje de su caballo, que al igual que su uniformidad, los equinos debían estar en similitud y en plena forma física para poder prestar servicio .

179 años más tarde y a día de hoy ,el Instituto Armado sigue contando con la Caballería, eso sí , todos ellos reubicados en la localidad madrileña de Valdemoro, donde cuentan con todo tipo de servicios para menester de estos merecedores de la creación de la historia de la Benemérita .

Actualmente, prestan servicio en todo el ámbito nacional, custodiando playas, costas y ferias como la de el Rocío en la localidad de Huelva, donde es fácil ver a Guardias civiles con sus equinos moviéndose con soltura en la arena o campo a través velando y dando seguridad a los allí presentes .