Quizás algunos de nosotros de cierta edad recordemos las noticias que se filtraron sobre los veteranos de la Guerra de Vietnam (1955 a 1975). Los soldados que lucharon en la Guerra de Vietnam experimentaron eventos traumáticos que incluyeron combates intensos, exposición a explosiones y bombas, torturas, mutilaciones y muerte de compañeros. A muchos de ellos la participación en esta guerra les llevó al desarrollo de graves alteraciones psíquicas.

Algunos estudios encontraron que aproximadamente el 30% de los veteranos de Vietnam experimentaron síntomas de estrés postraumático en algún momento de sus vidas.  Además, muchos veteranos se encontraron con la discriminación, el repudio y la falta de apoyo después de regresar a sus casas cayendo en la marginación social.

Pero este trastorno no solamente es exclusivo de la participación directa o indirecta de personas en actos de guerra. Las noticias que nos llegan a diario hablan también de ataques terroristas, catástrofes naturales, delitos contra las personas o los bienes y de sus efectos inmediatos, pero poco o nada se habla de los efectos que estos hechos dejan en las personas que los sobreviven.

El tema del artículo de hoy hablará de uno de sus efectos más devastadores que afecta a la psique, y que en muchos casos acompañará a las víctimas por un largo período de tiempo o quizás incluso para el resto de sus vidas si no son tratados adecuadamente, hoy hablaremos del «Trastorno de Estrés Postraumático o TEPT» .

¿Qué es el Trastorno de Estrés Postraumático?

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es un trastorno de ansiedad que puede desarrollarse después de haber experimentado o presenciado un evento traumático, como una guerra, un desastre natural, un asalto, un accidente grave, una violación u otros tipos de trauma. El TEPT puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, género o antecedentes culturales.

Los síntomas

Los síntomas del TEPT pueden incluir recuerdos vívidos y perturbadores del evento traumático, pesadillas, flashbacks, pensamientos intrusivos, evitación de situaciones relacionadas con el trauma, cambios en el estado de ánimo y la conducta, y sensación de estar en estado de alerta o hipervigilancia. El trastorno puede afectar la calidad de vida, el rendimiento laboral y las relaciones personales. Estos pueden ser variados y pueden manifestarse de diferentes maneras en cada persona afectada. Sin embargo, algunos de los síntomas más comunes del TEPT incluyen:

  1. Recuerdos intrusivos del evento traumático, que pueden incluir flashbacks o sueños vívidos y perturbadores.
  2. Evitación de cualquier cosa que pueda recordar al evento traumático, como lugares, personas o actividades.
  3. Pensamientos negativos y cambios en el estado de ánimo, como sentimientos de culpa, vergüenza o desesperanza.
  4. Dificultad para concentrarse o recordar cosas importantes.
  5. Sentimientos de irritabilidad, agitación o hipervigilancia.
  6. Ansiedad y/o ataques de pánico.
  7. Alteraciones del sueño, como insomnio o pesadillas frecuentes.

Es importante señalar que estos síntomas pueden aparecer poco después del evento traumático, o pueden aparecer semanas, meses o incluso años después. Además, no todas las personas que experimentan un evento traumático desarrollarán TEPT.

Diagnóstico del TETP

El diagnóstico del trastorno de estrés postraumático (TEPT) se realiza mediante una evaluación psicológica y médica completa realizada por un profesional de la salud mental capacitado.

El profesional de la salud mental recopilará información detallada sobre los síntomas del paciente, incluyendo la naturaleza del trauma experimentado, la duración y la frecuencia de los síntomas, la gravedad de los síntomas y cualquier condición médica o psiquiátrica existente.

El diagnóstico del TEPT se basa en los criterios establecidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), que incluyen la exposición directa o indirecta a un evento traumático, la presencia de síntomas intrusivos, evitación de estímulos relacionados con el trauma, cambios cognitivos y emocionales negativos, y síntomas de activación.

Para ser diagnosticado con TEPT, los síntomas deben haber estado presentes durante al menos un mes y causar un malestar significativo o interferir en el funcionamiento diario del paciente.

Es importante que el diagnóstico del TEPT sea realizado por un profesional de la salud mental capacitado, ya que otros trastornos pueden presentar síntomas similares al TEPT, como el trastorno de adaptación y otros trastornos de ansiedad y depresión. Un diagnóstico preciso es crucial para proporcionar el tratamiento adecuado y ayudar al paciente a recuperarse del trauma.

El tratamiento

El tratamiento del trastorno de estrés postraumático (TEPT) puede ser complejo y variará dependiendo de cada persona y su situación específica. Sin embargo, algunos de los tratamientos más comunes para el TEPT incluyen:

  1. Terapia de conversación: La terapia cognitivo-conductual (TCC) es uno de los tratamientos más efectivos para el TEPT. Este tipo de terapia se enfoca en ayudar a las personas a procesar y superar los recuerdos traumáticos, y enseñarles habilidades de afrontamiento y estrategias para manejar los síntomas del TEPT.
  2. Terapia de exposición: La terapia de exposición implica enfrentar gradualmente a la persona a situaciones, pensamientos o emociones relacionados con el evento traumático para ayudarla a enfrentar y superar su miedo.
  3. Medicamentos: Los antidepresivos, ansiolíticos y otros medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas del TEPT, como la ansiedad, la depresión y el insomnio.
  4. Terapia de grupo: Unirse a un grupo de apoyo con otras personas que han experimentado traumas similares puede ayudar a las personas a sentirse comprendidas y menos aisladas, así como a aprender estrategias de afrontamiento y habilidades para manejar los síntomas del TEPT.
  5. Terapia complementaria: Las terapias complementarias, como la meditación, la relajación muscular progresiva y la Arteterapia también llamada arterapia o terapia de arte, han demostrado ser efectivas para reducir los síntomas de ansiedad y mejorar la calidad de vida de las personas con TEPT.

Es importante destacar que el tratamiento debe ser adaptado a las necesidades individuales de cada persona, y que puede tomar tiempo encontrar la combinación correcta de terapias y medicamentos que funcionen mejor para cada caso. Ante la sospecha que se puede estar experimentando TEPT, es importante buscar ayuda profesional para recibir el tratamiento adecuado y comenzar a sentirse mejor.

Conclusiones

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es un trastorno de salud mental que puede desarrollarse después de haber experimentado o presenciado un evento traumático. Los síntomas del TEPT pueden ser debilitantes y afectar la calidad de vida de las personas que lo padecen.

Es importante señalar que no todas las personas que experimentan un evento traumático desarrollarán TEPT, pero si lo hacen, es importante buscar ayuda profesional para recibir el tratamiento adecuado. Los tratamientos más comunes para el TEPT incluyen la terapia de conversación, la terapia de exposición, los medicamentos y la terapia de grupo.

Es crucial que se aborde el TEPT a tiempo para mejorar el pronóstico y minimizar el impacto en la calidad de vida de las personas afectadas. Con el tratamiento adecuado, las personas con TEPT pueden aprender a manejar sus síntomas, recuperar su sensación de seguridad y recuperar el control de sus vidas.

Gracias por leerme.

Albert Mesa Rey
Director de Benemérita al Día
Círculo Ahumada – Amigos de la Guardia Civil
Soldado Enfermero de 1º del Grupo de Regulares de Ceuta Nº 54
Socio 369 de la Hermandad de Regulares de Ceuta