fotonoticia 20180911184758 640

La Autoridad de Coordinación frente a la inmigración irregular en la zona del Estrecho, el general de la Guardia Civil Manuel Contreras Santiago, ha visitado, acompañado de la subdelegada del Gobierno en Granada, Inmaculada López Calahorro, las dependencias que Cuerpo Nacional de Policía tiene para la recepción de inmigrantes en el Puerto de Motril.

 En las instalaciones del Cuerpo Nacional de Policía, donde se encuentra el Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE), han sido recibidos por el presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, Francisco Álvarez de la Chica; el comisario principal jefe superior de Policía en Andalucía Oriental, Jesús Redondo Sanz; el comisario jefe de la Policía Nacional de Motril; y el capitán marítimo de Motril.

Las autoridades mencionadas han visitado las instalaciones del CATE de Motril con dos finalidades: por un lado, conocer los problemas derivados de las inclemencias meteorológicas y de la «alta ocupación» del centro y, por otro lado, comprobar la ampliación realizada para mejorar las infraestructuras destinadas tanto a los inmigrantes como a las dependencias de los agentes de Policía Nacional.

Las fuertes lluvias de los últimos días inundaron el nuevo centro que instaló la UME en el puerto e Motril a finales de agosto, anegaron la zona y eso hizo que el agua entrara en las tiendas de campaña, que en ese momento estaban desocupadas porque poco antes había salido el último grupo de inmigrantes.

Según ha informado en un comunicado la Benemérita, la visita se enmarca en la «preocupación que todos los organismos responsables en el control y gestión de la inmigración tienen» enmejorar las condiciones de habitabilidad de los inmigrantes y de trabajo de los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Es una de las numerosas reuniones e inspecciones realizadas por el general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil desde que el pasado 3 de agosto fuera nombrado por el Gobierno de España como autoridad en todo lo referente a las actuaciones para hacer frente a la inmigración irregular en la Zona del Estrecho de Gibraltar, mar de Alborán y aguas adyacentes.