García-Castellón sospecha que un ‘mosso’ proporcionó a un imputado datos sobre los movimientos de Felipe VI en una visita a Barcelona

El juez Manuel García-Castellón ha extendido la investigación en torno a Tsunami Democrátic para comprobar si entre «los objetivos» de la plataforma creada como reacción a las condenas del procés estuvo actuar «al paso de la comitiva» de Felipe VI en Barcelona.

En un auto dictado este viernes, el magistrado de la Audiencia Nacional acuerda nuevas diligencias de investigación, entre ellas pedir a la Guardia Civil que investigue si un mosso d’Esquadra proporcionó a Tsunami datos sobre el «despliegue de seguridad estándar realizado en los desplazamientos» del Rey.

Lo hace tras «revisar» las actuaciones y comprobar que existe una conversación que hasta ahora había pasado desapercibida y que no se incorporó al auto del pasado noviembre en el que se acordaron las imputaciones. Se trata de los mensajes que, a través de la aplicación Wire, el empresario investigado Josep Campmajó se cruza mensajes con un usuario denominado Xuxu Rondinaire, cuya identidad se desconoce. Según el el juez, con «mucha probabilidad» corresponde a un miembro de «algún cuerpo policial, existiendo sospechas que podría ser del cuerpo de los Mossos d’Esquadra».

En el cruce de mensajes, Xuxu Rondinaire explica «pormenorizadamente diferentes aspectos relativos a los preparativos de seguridad de una comitiva que, por las referencias expresas, se entiende que pudiera tratarse de una comitiva real».

El juez infiere que se trata de la visita anual de Felipe VI a Barcelona «con motivo de la entrega de los premios Princesa de Girona. «Este extremo se deduce de expresiones como «Guardia R» que, con toda probabilidad haga referencia a la Guardia Real».

En la conversación se hace referencia a otro cruce de mensajes previos de los que no disponen los investigadores, pero que tratan «la exposición detallada del despliegue de seguridad estándar realizado en los desplazamientos del Monarca, desde el uso de vías rápidas desde el aeropuerto hasta el recinto donde se celebra el acto, incluyendo la composición de la comitiva móvil con la disposición de los vehículos de Casa Real, Mossos, ambulancias etc., pasando por los reconocimientos realizados de forma permanente sobre el recorrido y la disposición de fuerza policial en cruces, puentes, intersecciones etc.».

El juez reproduce un mensaje de Rodondaire que correspondería a los días 12 y 13 de julio de 2020, en el que dice: «Desde unas horas antes la Guardia R da pasadas adelante y atrás por todo el recorrido y va informando de novedades. Explícame que queréis hacer y os diré si vale la pena o es perder el tiempo como en el Camp Nou. Un par de horas antes, dos veces hacen el recorrido con toda la comitiva (sin la personalidad) Y la comitiva es larga».

El juez explica que la conversación «permite deducir, no solo que TD [Tsunami Democràtic] mantenía su intención de actuar en el mes de julio de 2020, sino algo todavía más grave, que entre sus objetivos podría estar actuar al paso de la comitiva del Rey».

El magistrado ordena a la Guardia Civil que investigue las conversaciones, identifique a Xuxu Rodondaire e informen sobre visitas planeadas por Felipe VI en estas fechas.

En 2020, debido a la pandemia, no hubo entrega de los premios Princesa de Girona, a los que se refiere el juez, pero días después de los mensajes investigados, el 20 de julio, los Reyes sí visitaron el Monasterio de Poblet entre protestas de grupos independentistas.

Redacción
Con información de: El Mundo | Manuel Marraco