rey academia general aire

El Rey Felipe VI ha presidido hoy el festival aéreo con motivo del 75 aniversario de la creación de la Academia General del Aire (AGA), en San Javier (Murcia), al que han asistido más de 300.000 personas, que han disfrutado de vuelos acrobáticos, aviones de combate y aeronaves históricas, entre otros.

El rey ha llegado al Casino de Suboficiales Fernández Tudela de la AGA a las 10:00 horas, donde ha saludado a las autoridades presentes y a los ciudadanos que se disponían a ver la exhibición.

Al acto han asistido también el presidente de la comunidad autónoma, Fernando López Miras; el delegado del Gobierno en Murcia, Francisco Bernabé; el jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, Javier Salto; la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver; y el alcalde de San Javier, Javier Luengo.

El festival se ha prolongado durante cinco intensas horas en las que han sobrevolado las playas de Santiago de la Ribera y Lo Pagán, en San Javier, una quincena de patrullas y aviones nacionales e internacionales, actuales e históricos.

La exhibición la ha abierto la patrulla acrobática de paracaidismo del Ejército del Aire, la Papea, creada en 1978 y formada, en este acto, por un total de ocho paracaidistas que han llevado a cabo diversas acrobacias en el aire que han finalizado con el despliegue de una gran bandera de España de 70 metros cuadrados.

Tras ellos ha cruzado el cielo el piloto profesional Jorge Macías, miembro de la selección española de Vuelo Acrobático, con más de 680 horas de vuelo en esa disciplina y ganador de numerosas competiciones a nivel nacional e internacional.

Dos aviones biplaza alemanes Aermacchi M346 han hecho otra demostración de vuelo a la que ha seguido un exhibición del Canadair CI-215 del Ejército del Aire, que participa en la lucha contra incendios, y que ha demostrado la rapidez con la que puede llenar de agua su depósito y cómo se vacía el mismo.

Más tarde se ha podido ver una demostración de vuelo acrobático con cinco helicópteros de la patrulla Aspa del Ejército del Aire, la única del mundo de estas características, y otra el avión de patrulla marítima Lockheed P-3 Orion, una aeronave desarrollada en los años 50 en Estados Unidos.

Ya cerca del mediodía les ha llegado el turno a los aviones de combate Harrier AV-8B de la Armada española, de los más esperados en la exhibición por sus espectaculares características de vuelo raso y despegue y aterrizaje vertical y corto.

Tras ellos ha volado el avión cisterna Boeing KC-135 Stratotanker y, más tarde, los helicópteros tigre (de ataque y destrucción) de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra y los cazas polivalentes McDonnell Douglas F-18 Hornet del Ejército del Aire.

En torno a las 13:00 horas sobrevolaban las playas de San Javier los aviones Bell V-22B Osprey de la Armada estadounidense, y tras ellos lo han hecho los de la patrulla Frecce Tricolori de la Aeronáutica Militar Italiana.

Sobre las 14:00 se ha podido ver el avión caza polivalente Eurofighter del Ejército del Aire, seguido de una pasada de aviones históricos de la Fundación Infante de Orleans y de la propia Academia del Aire.

El festival lo ha cerrado la Patrulla Águila, la patrulla acrobática del Ejército del Aire, con sus espectaculares acrobacias.

Esta exhibición aérea es el colofón de un fin de semana dedicado por completo a la AGA, ya que ayer la Base Aérea de San Javier acogió también una completa exposición con numerosos aviones de las Fuerzas Armadas españolas, estadounidenses, italianas y alemanas, así como aeronaves civiles, patrullas, cazas, aviones de escuela y helicópteros, entre otros, y que congregaron a decenas de miles de personas.

La historia de la AGA se remonta a 1926, en el que la aeronáutica naval propuso su creación como base aeronaval debido a su cercanía con Cartagena y al aeródromo de Los Alcazares.

En el año 1939 se creó el Ejército del Aire y en un principio la Base aérea de San Javier fue usada como base de enseñanza en vuelo debido a sus excelentes condiciones meteorológicas.

En 1943 se crea la Academia General del Aire, siendo su misión la de formar a los futuros oficiales del Ejército del Aire en los aspectos militar, aeronáutico, cultural-humanístico y físico.

En el año 2007 se reformó la enseñanza militar con la creación de Centros Universitarios de la Defensa, lo que permite desde entonces que los alumnos obtengan una doble titulación, una civil como ingeniero de organización industrial y otra militar. Y desde 2007 la AGA es un centro militar de formación superior en el que se integra un centro universitario.

La Academia General del Aire es también la base de la Patrulla Águila, cuyos pilotos son también profesores de la escuela básica de vuelo.