Hoy 30 de enero es probablemente el día más triste para Circulo Ahumada, debo decir que para mí personalmente es también un día difícil y sin duda también un día triste para la familia de la Guardia Civil.

La pasada noche falleció en su domicilio el presidente de Circulo Ahumada, Antonio Mancera López a los 89 años de edad, “nuestro Presidente”, como familiarmente le conocíamos tanto los que pertenecemos a la Asociación como aquellos que sin pertenecer a la misma le conocían, debido a lo que significaba y alcanzaba su figura.

Nieto, hijo, hermano y tío de guardias civiles, Antonio es una de esas personas que permanecerán en nuestra memoria y en el tiempo por su compromiso y su defensa de la Guardia Civil y por los altos valores que tenía y que trasmitía.

Se mostró siempre leal a la Institución a la que honraba a diario y defendía sin ambages, dando siempre la cara, discrepando cuando tenía que hacerlo y alabando y defendiendo a la Guardia Civil siempre.

Siempre tuvo muy clara su idea de la Guardia Civil y siempre se mostró beligerante con quienes atacaban y se permitían el lujo de cuestionar la labor de la Guardia Civil.

Fue el artífice del nacimiento de Circulo Ahumada, y su principal valedor, cuando en junio de 1988 y junto a “una peña de amigos”, que tenían, tal como el mismo me manifestó en más de una ocasión: “la necesidad, en unos años difíciles para nuestra sociedad, asolada por el terrorismo y de los propios guardias civiles asesinados por defendernos de esta lacra, de mostrarle a todos los agentes nuestra solidaridad, nuestro agradecimiento por su entrega, esas reuniones de amigos, al cabo del tiempo se transformaron en lo que hoy es Círculo Ahumada”; durante treinta y tres años y hasta la fecha de su fallecimiento “nuestro Presidente” ha luchado y defendido los valores de la Guardia Civil.

Su tesón, su compromiso, su lucha diaria en favor de la Guardia Civil, hizo que recibiera no solo el cariño y el respeto de los guardias civiles que le conocimos, y de las personas que, como yo, tuvimos la suerte de poder trabajar a su lado y participar en sus proyectos, sino la consideración de la propia Guardia Civil que en 2019 supo reconocer, por fin, su trayectoria y su trabajo y le concedió la Cruz al Mérito de la Guardia Civil, que sin duda tan merecida tenía, pero también el reconocimiento de otras asociaciones profesionales de la Guardia Civil, que supieron reconocer  su valía, como es el caso de APROGC, que le entregó la “Bandera de nuestros Héroes”, una bandera de España con el nombre de todos y cada uno de los guardias civiles caídos frente al terrorismo, a los que siempre honró y otras civiles de amistad con la Institución, a las que Circulo Ahumada sirvió como ejemplo y a las que “nuestro Presidente”, sin ningún egoísmo siempre ayudó, y que como «Marqués de las Amarillas», la  «Hermandad de Guardias Civiles Auxiliares» o «RAGCE», supieron reconocer y agradecer su encomiable labor otorgandole sus máximas distinciones.

En su haber queda para nuestra memoria, el Monumento a la Guardia Civil frente a la Escuela de Tráfico de Mérida, por el que luchó sin pausa hasta que el mismo fue una realidad y del que tan orgulloso se sentía, pero también el reconocimiento a guardias civiles y personalidades que habían destacado en la defensa del Cuerpo que hacía en la Gala Anual de Socios de Honor de Circulo Ahumada en la que se implicaba personalmente, en ocasiones hasta la extenuación. Su último deseo, otro de sus logros, es el busto que se erige desde el pasado mes de septiembre en su pueblo natal, Granja de Torrehermosa (Badajoz), en honor al guardia civil asesinado por ETA, Carmelo Bella Álamo, natural igualmente de ese pequeño pueblo pacense.

Hoy nuestros corazones verdes, de guardias civiles, quedan huérfanos, hoy nuestra Institución, la Guardia Civil, queda un poco más desamparada, solo espero que desde hoy “nuestro Presidente”, siga velando desde el cielo, junto a tantos y tantos guardias civiles a los que honró en vida y que seguramente habrán formado una Guardia de Honor para recibirle, por todos nosotros y por el futuro de los valores institucionales de la Guardia Civil en cuyo seno nació.

Descanse en paz, Presidente, y junto a la Virgen del Pilar vele desde el cielo por todos nosotros.

Antonio Mancera Cárdenas

Guardia civil retirado