Recordemos;

16 de diciembre de 2023 cinco guardias civiles y un policía nacional fueron brutalmente agredidos cuando se encontraban fuera de servicio y regresaban de una cena navideña en la localidad de Castro Urdiales (Cantabria) por un grupo de jóvenes entre los 19 y 28 años al grito de “cipayos” término utilizado por la izquierda abertzale para dirigirse a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en tono despectivo y «putos picoletos «sois unos perros» «os vamos a reventar».

23 de enero de 2024 un guardia civil recibe amenazas tras una operación en la que se decomisaron 3.000 kilogramos de hachís dentro de un vehículo escondidos entre restos animales en Ceuta.

1 de febrero de 2024 una embarcación de las que habitualmente se utilizan para el narcotráfico colisiona con la patrullera -Río Águeda- del Servicio Marítimo de la Guardia Civil cuando portaba una carga importante de bidones de gasolina en aguas del Guadalquivir, Cádiz.

9 de febrero de 2024 dos guardias civiles asesinados y otros dos heridos en la localidad de Barbate, Cádiz al ser arroyados por una narcolancha. 15 de febrero de 2024 un detenido en un vehículo que escapaba tras recoger fardos de tabaco de una embarcación golpea a un coche oficial de la Guardia Civil cuando intentaba escapar en una pedanía de la localidad gaditana de San Roque, Cádiz.

5 de marzo de 2024 tres personas integrantes de un clan son detenidas a continuación, un grupo de personas amenazan de muerte a los agentes que se encontraban en el cuartel de la Guardia Civil de Barbate, Cádiz.

19 de marzo de 2024 seis personas fallecidas, dos guardias civiles y otros cuatro conductores, junto a otros tres guardias civiles heridos fueron arrollados por un camión a causa de una posible “somnolencia” sufrida por el conductor, cuando se encontraban detenidos en un control de drogas rutinario en la autopista AP-4, a la altura del kilómetro 24, en el término municipal de Los Palacios, Sevilla.

Amenazas, agresiones, asesinatos de guardias civiles, todo esto conlleva desde el mes de diciembre del 2023. Algunos adeptos identificaran como un mínimo estadístico los hechos anteriores, o recordando el juramento o promesa a la bandera “entregar vuestra vida en defensa de España”.

Los hay que se aventuran a decir que se tratan de “incidentes callejeros” o “hechos aislados” pero no nos confundamos el hecho de ser Guardia Civil no se debería limitar a pensar que sales de casa y no sabes si volverás con tu familia, eso es velar por la integridad tanto del malo como del buen ciudadano, de ahí el poder volver a casa.

En lo anterior, recapitulemos a diciembre del 2004 cara norte del Mulhacén, Sierra Nevada (Granada) dos montañeros recatados tras sufrir uno de ellos un accidente, habían estado condenados por pertenecer a ETA.

Marzo de 2016 Beruete (Navarra) tres autobuses atascados por la nieve, de los cuales dos eran supuestamente los miembros de los colectivos de ex presos de ETA.

Lo cierto es que en menos de dos meses han fallecido 4 guardias civiles y otros tantos heridos, digo heridos porque actualmente la cifra de estos son que los policías y guardias civiles sufrieron una media de 1.400 agresiones al mes hasta agosto de 2023, tras tres años anteriores con incrementos superiores al 8% de las infracciones penales de atentado a agentes de la autoridad.

En concreto, en 2020 se contabilizaron 13.671 agresiones, por 15.360 de 2021 y 16.651 en 2022.

El Sindicato de la Confederación Española de Policía (CEP) ha defendido este martes ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo la inclusión de los agentes de las Fuerzas de Seguridad como profesión de riesgo en una intervención en la que ha alertado del «aumento del 50% en tan solo ocho años» de las agresiones, con una media que supera los 2.000 ataques al mes, así como que desde 2016 han fallecido 10 policías y 18 guardias civiles en acto de servicio.

Entonces en base a lo anterior ser Guardia Civil o Policía Nacional, lo que es ser miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad del ESTADO ¿serían profesiones de riesgo? Profesiones de riesgo en su definición son aquellas que, por la naturaleza de sus tareas, exponen a los trabajadores a peligros que aumentan significativamente la probabilidad de sufrir lesiones, enfermedades o incluso la muerte. Estos riesgos pueden ser físicos, químicos, biológicos, ergonómicos o psicosociales.

La clasificación de una profesión de riesgo depende de diversos factores, incluidos los entornos de trabajo, las herramientas y materiales utilizados, y la naturaleza específica de las tareas realizadas.

La Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) obliga a los empleadores, en este caso el ESTADO, a garantizar la seguridad y la salud de sus trabajadores en aspectos relacionados con el trabajo, exigiendo la identificación, evaluación y control de los riegos laborales.

Esta Ley ¿se tuvo en cuenta el 9 de febrero de 2024 dos guardias civiles asesinados y otros dos heridos en la localidad de Barbate, Cádiz al ser arroyados por una narcolancha?

La propia Guardia Civil y las asociaciones de estos han reivindicado en innumerables ocasiones medios adecuados y personal, denunciando una alarmante falta de personal hasta el punto de que desde la Unión de Guardias Civiles denuncian que se les está dejando morir frente a otros cuerpos policiales.

Entonces si el ESTADO reconociese que en cada una de las especialidades de la Guardia Civil existen riesgos físicos, químicos, biológicos, ergonómicos o psicosociales deberían reconocer a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, cuerpos hermanados, pertenecientes a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado como profesión de riesgo.

Se me escapaba un detalle los números, al empleador, el ESTADO, no le salen, vayamos a la siguiente cuestión ¿cuántos años le ha llevado al conjunto de los guardias civiles y policías nacionales llegar hasta una equiparación salarial con respecto a las policías autonómicas y locales? aún no lo han conseguido.

Sinceramente, el reconocimiento de profesión de riesgo, pienso, que la clave la tiene el Parlamento Europeo ya que el PSOE el 28 de febrero no apoyó una proposición no de Ley presentada por el PP en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados que instó al Gobierno a reconocer el trabajo de la Policía Nacional y la Guardia Civil como profesión de riesgo.

Citando la Cartilla de la Guardia Civil en su Capítulo Primero, art. 6 “El Guardia Civil no debe ser temido sino de los malhechores, ni temible sino a los enemigos del orden. Procurará ser siempre un pronóstico feliz para el afligido, y que a su presentación el que creía cercado de asesinos, se vea libre de ellos; el que tenía presa su casa de las llamas, considere el incendio apagado; el que
veía a su hijo arrastrado por la corriente de las aguas, lo crea salvado; y, por último, siempre debe velar por la propiedad y seguridad de todos.

«Gran artículo de tan ilustre cartilla incorregible en el tiempo»

Señores, señoras, todas y todes deberían agradecer la existencia de nuestra Guardia Civil que, siendo sinceros, por muchos pactos a los que lleguen o por muchas reducciones de competencias la Guardia Civil seguirá existiendo le pese a quien le pese.

En conclusiones Guardia Civil profesión de riesgo POR SUPUESTO.

Javier Ortiz Talamante, Secretario General del Círculo Ahumada amigos de la Guardia Civil