Hoy se cumple un año de la ausencia de Antonio Mancera López, creador del Círculo Ahumada, Amigos de la Guardia Civil. Es un honor para todos nosotros el haber sido amigos de él, el haber compartido una parte de nuestras vidas con él. Porque Antonio era bienaventurado y eso, sin lugar a dudas, le ha llevado a la presencia de Dios. Antonio era pobre de espíritu, o sea: humilde. Su mansedumbre le hacía ser todo para todos e incluso sin que algunos lo merecieran. Lloraba en silencio y Dios le consolaba. Siempre buscó la Justicia para todos y muy especialmente para su querida Guardia Civil. Tuvo misericordia con todos, incluso si no la merecían. Su corazón era un ejemplo de limpieza, sin desearle mal a nadie, por mucho daño que le hicieran. La paz era su gran meta, la paz y la concordia de todos. Fue perseguido por causa de la Justicia, perseguido, difamado y seriamente dañados él y su familia, pero no se rebeló: una sonrisa era su respuesta a una actuación injusta e infame de algún político. Fue perseguido, calumniado y denostado por ser un buen hombre. Estas cosas y muchas más le hacen gozar del Reino de los Cielos.

Y nosotros, así como su familia, hemos tenido el honor de compartir espacios de su vida e ideas. Eso no  vamos a olvidarlo jamás. Esperemos que cuando nos llegue la hora Dios se apiade de todos nosotros, como lo hizo de Antonio.

Así es que, una vez más, en honor de Antonio: ¡¡Viva siempre en nuestro recuerdo el cariño de Antonio!! Y como no puede ser de otra manera: ¡Viva la Guardia Civil! Y ¡Viva España!, ahora más que nunca.

Francisco Hervás Maldonado
Presidente del Círculo Ahumada