Redacción, José Ignacio Rentero Vicente 
Habían construido un entramado de túneles subterráneos que conectaban las viviendas de la organización para poder huir.

La Guardia Civil, en el marco de la operación “Jaque Mate”, ha desarticulado una organización internacional dedicada al tráfico de cocaína. En total han sido detenidas 64 personas, tanto colombianas como españolas, presuntamente vinculadas a esta red criminal.

La investigación se inició hace más de un año y medio y ha permitido desarticular una organización con un entramado complejo, en el cual los ciudadanos colombianos se encargaban de introducir la cocaína en España desde Sudamérica, a través de Portugal, abasteciendo a los miembros del “clan de los valencianos”,quienes a su vez
distribuían la droga en Mallorca.

En la primera fase de la operación, llevada a cabo en diciembre de 2023, con el apoyo de la Unidad Especial de Intervención, se detuvo a nueve personas, incluyendo al responsable del cartel colombiano en España. Su arresto se produjo mientras extraía 1,3 toneladas de cocaína camufladas dentro de bloques de granito brasileño en la localidad murciana de Cehegín, revelando un ingenioso método de contrabando.

En la segunda fase, realizada a finales de enero de 2024, se practicaron 23 registros y los investigadores detuvieron a 16 personas en Valencia, Palma y Toledo. Además de confiscar drogas y 80.000 euros en efectivo, se bloquearon 48 cuentas bancarias y se intervinieron propiedades valoradas en 1,8 millones de euros.

La fase final de la operación se inició la madrugada del día 13 de marzo cuando los agentes practicaron un total de 71 registros, 60 en Mallorca y 11 en la provincia de Valencia. En esta fase se ha detenido a 39 personas, se han incautado varios kilos de hachís, marihuana, cocaína y cristal y se han desmantelado ocho plantaciones de marihuana.

Asimismo se han intervenido 15 vehículos de alta gama, 220.000 euros, dos armas cortas y una escopeta, y se han bloqueado 100 cuentas bancarias y 32 inmuebles valorados en más de 7 millones de euros.

Los investigadores comprobaron que los detenidos extremaban las medidas de seguridad en los puntos de venta de drogas con puertas blindadas para dificultar su apertura y dispositivos de destrucción rápida de la droga. También se descubrió un entramado de pasadizos que comunicaban las viviendas, con túneles excavados para huir de la acción policial, además de numerosas cámaras de vigilancia instaladas en las calles de un barrio de Mallorca.

En total se han intervenido 15 vehículos de alta gama, 300.000 euros en efectivo, se han bloqueado 148 cuentas corrientes y 40 inmuebles por valor de 8,8 millones de euros.

La operación dirigida por el Juzgado de Instrucción número 7 de Palma y por la Fiscalía Antidroga de Palma, ha sido llevada a cabo por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Islas Baleares y por el Equipo de Crimen Organizado de Baleares de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

Igualmente se ha contado con la colaboración de las distintas unidades de la Guardia Civil de las zonas de actuación, la Unidad Especial de Intervención (UEI), el Grupo de Acción Rápida (GAR), la Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS) y el Servicio Cinológico de la Guardia Civil.

En la investigación han colaborado varias agencias internacionales: la DEA de Estados Unidos, la Policía Judiciaria de Portugal, Policía Federal de Brasil y Policía Nacional de Colombia.