2 guardia civil

Prestó los primeros, poniéndole en posición de seguridad hasta la llegada de los servicios sanitarios. Personal en funciones de Atención al Ciudadano en el Acuartelamiento de Miranda de Ebro percibió la “escena” a través de los monitores de video vigilancia. Es la segunda persona socorrida desde septiembre y percibida a través de este sistema de CCTV

16 de diciembre de 2021.- La Guardia Civil ha auxiliado y facilitado las primeras asistencias a un varón de 38 años de edad que se desplomó en la calle frente a las instalaciones de la Casa Cuartel del Cuerpo en Miranda de Ebro.

Los hechos ocurrieron días atrás; eran las 17:10 horas cuando personal que prestaba servicio de Atención al Ciudadano en el Acuartelamiento de la ciudad observó, a través de los monitores del Circuito Cerrado de Televisión (CCTV), cómo un ciudadano que caminaba por la acera en las inmediaciones de éste, se desplomaba de repente y caía al suelo; al ver que no reaccionaba y que empezaba a convulsionar rápidamente el agente se acercó para interesarse por su estado.

Al llegar verificó que la persona seguía convulsionando y que, inconsciente, presentaba fuerte hemorragia en la boca donde se había golpeado al caer al suelo; rápidamente le colocó en posición lateral de seguridad, liberando las vías respiratorias, para evitar que se atragantara.

A continuación se presentó una patrulla de Policía Local de la ciudad y el accidentado recuperó la consciencia; fue trasladado al interior del edificio policial, para resguardarle de la intensa lluvia, donde desorientado y nervioso, permaneció hasta la llegada de los servicios médicos que, tras una primera valoración, decidieron su traslado en  ambulancia hasta el Hospital Santiago Apóstol para un examen más profundo.

Segundo ciudadano auxiliado gracias al sistema de CCTV

Se da la circunstancia de que el pasado mes de septiembre, otra persona también fue asistida en la puerta de las dependencias oficiales del Acuartelamiento mirandés, un hombre de 42 años de edad, al que previamente las cámaras de seguridad de que dispone el recinto policial del Cuerpo captaban su presencia, entrada la madrugada.

Del mismo modo, el agente que se encontraba en funciones de Atención al Ciudadano percibió, a través de los monitores, las imágenes grabadas por  el CCTV en las que una persona se aproximaba por la vía pública deambulando y con evidentes dificultades para mantener la verticalidad.

Al acercarse constató que el ciudadano presentaba graves dificultades para mantenerse en pie y expresarse, y también síntomas externos compatibles con la ingesta abusiva de alcohol y posiblemente de sustancias prohibidas, mostrándose muy alterado y violento con el mobiliario urbano.

En esta ocasión fue una patrulla del Cuerpo Nacional de Policía la que apoyó al guardia civil hasta la llegada de una ambulancia que decidió su evacuación a un centro hospitalario.