INCENDIO CANTABRANA detalle desperfectos y restos contenedor

La investigación apunta a una gamberrada, tras la quema de un contenedor, por imprudencia grave de los jóvenes. La colaboración ciudadana y la firme intervención de los progenitores en la resolución del hecho han resultado decisivos

28 de enero de 2020.- La Guardia Civil, en el marco de la Operación FUECAN, ha identificado e investigado a dos menores de 16 y 17 años de edad, como presuntos autores de un delito de daños por incendio, hecho ocurrido el pasado 5 enero en la localidad de Cantabrana y que afectó a una cochera y a los objetos del interior.

A las 3:15 horas del citado día se tuvo constancia del incendio en el que se calcinó un tractor y un quad, según la denuncia presentada horas más tarde por el propietario, quien manifestó haber tenido pérdidas cercanas a los 19.000 euros.

Los agentes iniciaron entonces una investigación y a la vista de la inspección ocular practicada en el lugar se llegó a una primera conclusión, y es que el incendio no había sido fortuito sino que se advertía cierta voluntariedad y la implicación humana, al verificarse la presencia de un contenedor que había ardido junto a la cochera, sin ser ésta su posición habitual.

Cabos sueltos y el impulso final a la investigación

No obstante se observaron “ciertos extremos”, para los que no había una clara explicación, por lo que se continuaron las indagaciones y así en los días siguientes, aparte de otras averiguaciones en relación con el incendio, se llevaron a cabo numerosas entrevistas con vecinos de la zona.

El resultado permitió que las pesquisas se centraran sobre un determinado colectivo, jóvenes con vinculación en la comarca, al considerar que éstos guardaban relación con el suceso, concretamente sobre dos de ellos.

Sin embargo, cabe resaltar, que ha sido la firme decisión e intervención de los progenitores de los menores lo que facilitado la total resolución y aclaración del suceso, al presentarse con éstos en dependencias del Cuerpo, reconocer su implicación y describir la secuencia de los hechos, así como su intención de reparar el daño causado.

Finalmente han sido investigados como presuntos autores de un delito de daños por incendio, instruyéndose diligencias por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Burgos, que han sido entregadas en la Fiscalía de Menores de Burgos.

El incendio se inició en un contenedor como “una gamberrada”

El relato de los hechos ha aclarado los flecos que quedaban sueltos en la inspección ocular, ya que todo comenzó como una gamberrada, al prender fuego a un contener que luego empujaron por una pendiente; pero éste no tomó la dirección pensada, sino que se desvió y deslizó hacia la cochera para impactar contra las puertas, fabricadas en madera.

El fuego entró en contacto con este material y las llamas se propagaron por toda la construcción con el fatal y conocido desenlace.

Colaboración ciudadana

Se recuerda que toda persona que advierta la presencia o inicio de un incendio estará obligada a comunicarlo a los servicios de emergencia, Agentes Medioambientales, Ayuntamiento, Bomberos, Guardia Civil o Agentes de la Autoridad y en su caso a colaborar, dentro de sus posibilidades, a la extinción del incendio.

La Guardia Civil remarca la colaboración ciudadana y la importancia de denunciar y pone a su disposición el número de teléfono 062 o si lo prefiere también el servicio de alertas app alertcops; cualquier emergencia, información que desee facilitar o colaboración en el ámbito de la seguridad ciudadana, vial o medio ambiental es tratada de manera discreta y anónima.