La Guardia Civil de Cantabria ha recibido esta tarde la bandera nacional donada por el Banco Santander que, a partir de ahora, podrá exhibir en sus actos castrenses, un honor que le fue concedido a esta XIII Zona en 2019 pero que se materializa ahora con la entrega de la enseña.

El acto se ha celebrado en la Plaza Porticada de Santander y ha estado presidido por la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, y ha contado con la presencia de la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, que ha ejercido de madrina de la bandera de numerosas autoridades políticas y civiles de la comunidad autónoma.

A su llegada, Gámez ha pasado revista a la formación congregada en el patio de la Plaza Porticada bajo la mirada del resto de autoridades presentes y de numerosos curiosos que han presenciado detrás de unas vallas instaladas el desarrollo del acto.

A continuación, se ha leído la orden ministerial por la que se concede el uso de la enseña nacional en su modalidad de bandera a la XIII Zona de la Guardia Civil, la correspondiente a Cantabria, y luego el abanderado ha entregado la misma a Botín, como madrina.

Antes de que ésta se la haya entregado al coronel de la XIII Zona, Antonio Orantos, la enseña ha sido bendecida por el vicario episcopal de la Benemérita, Víctor Jesús Hernández, quien ha deseado que sea para los integrantes de la Guardia Civil de Cantabria «signo y memoria de los deberes asumidos al servicio de la paz, la igualdad, la libertad, democracia y seguridad de los pueblos de España y sepan progresar en el amor y respeto a todos».

A continuación, ha tomado la palabra Ana Botín, que ha considerado un «gran honor» ser madrina de esta bandera para la Guardia Civil, una «gran» institución «centenaria» –al igual que el Banco Santander, ha recordado–, que, según ha destacado, desarrolla una «gran labor que realiza a menudo en situaciones difíciles y siempre con enorme dedicación y eficacia».

Como ejemplo, ha citado la labor realizada durante los incendios forestales que están asolando España y ha mostrado su solidaridad con los afectados.

Para Botín, la Guardia Civil «encarna los valores morales más admirados por toda la sociedad, incluyendo su apuesta por la igualdad de oportunidades», algo que, según ha dicho, se hace «visible» en la figura de su actual directora, María Gámez –la primera mujer en ostentar este cargo–.

También ha destacado el hecho de que este año, en la Academia de la Guardia Civil de Baeza, una alumna mujer haya conseguido por primera vez ser número uno de su promoción.

Además, la presidenta del Santander ha destacado el hecho que la Guardia Civil tenga el honor como principal divisa, un concepto que, según ha dicho, aunque a algunos en la sociedad del siglo XXI les pueda parecer «algo antiguo o que no importa», a su juicio es «más actual que nunca».

«Ser un pueblo de honor es ser responsables, pelear cada día por construir una sociedad basada en el esfuerzo, el trabajo, la disciplina y el optimismo que exige estar cada día en la lucha, llueva, truene o haga un sol de justicia», ha remarcado.

Por su parte, el coronel Antonio Orantos ha puesto en valor lo «irrepetible» que es este acto de entrega de la enseña nacional para la Guardia Civil de Cantabria, algo que ve como «reconocimiento» de aquellos hombres y mujeres de la Benemérita que «trabajan para la sociedad», así como de aquellos que los precedieron y de los guardias civiles fallecidos.

Ha afirmado que la Guardia Civil ha escrito páginas en la historia de España «repletas de hechos heroicos», un heroísmo –ha dicho– «siempre ligado a la bandera», a la que, según ha recordado, los integrantes de la Benemérita han jurado defender incluso con su propia vida.
El coronal ha subrayado que la enseña nacional «representa los valores superiores expresados en la Constitución», «símbolo del Estado», de la «soberanía, unidad e integridad de la patria».

«Es un símbolo de unión en momentos de alegría; en aquellos de tristeza que llaman a la solidaridad, es símbolo de respeto a los demás, de tolerancia, de rechazo a las conductas de odio, de esperanza cuando ondea en aquellos lugares más allá de nuestras fronteras donde la necesidad o la demandas de auxilio se hacen presentes», ha ensalzado.

A su juicio, el acto celebrado hoy debe servir como «reflexión» a los guardias civiles de Cantabria sobre «el compromiso y la responsabilidad de esta entrega» a la bandera y a la patria y el «impagable honor que representa».

Además, ha agradecido al Banco Santander por honrar a la Guardia Civil con esta bandera, un «gesto de reconocimiento» que, según ha dicho, «cala con profundidad» en los integrantes de la XIII Zona.

Tras las alocuciones, la bandera se ha dirigido a formación mientras sonaban los acordes del himno nacional. Posteriormente, se ha rendido homenaje a los guardias civiles que dieron su vida por España y se ha interpretado el himno del Instituto Armado. El acto ha concluido con un desfile.

A esta entrega de la enseña nacional a la Guardia Civil de Cantabria han acudido el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y varios miembros del Ejecutivo regional; la delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones; el presidente del Parlamento, Joaquín Gómez; diputados autonómicos y nacionales y senadores por Cantabria, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y miembros de la Corporación. Además, han estado presentes otros representantes de la sociedad civil.

La ceremonia de la enseña nacional es uno de los más importantes ceremoniales que existen para una unidad militar.

En 2019, la ministra de Defensa, Margarita Robles, concedió a la Guardia Civil de Cantabria, la autorización para que pudiera usar la enseña nacional, que es un alto honor para toda unidad militar que será.

Redacción