detenidos colando droga motores aletas guardia civil

Uno ha sido detenido en Benzú, con 73 kilos de hachís y es la primera vez que se detecta este tipo de pase con un motor propulsor de submarinismo. Posteriormente se ha detenido a otros dos más que con el mismo modus operandis habían introducido 285 kilos

Agentes de la Guardia Civil han detenido a un joven que entraba a nado desde Beliones (Marruecos) a Benzú, enfundado en un traje de neopreno, con aletas, gafas, un fardo de hachís de unos 73 kilos de peso y un motor propulsor. Este motor es usado por submarinistas y permite nadar mucho más rápido.

Lo que ha llamado la atención de este nuevo método de tráfico de drogas y lo que lo hace distinto a otros es la evolución en la comisión del delito. Ahora el pasador va con su propio motor físico, por lo que no tiene prácticamente que aletear porque el aparato es el que le impulsa, introduciendo el hachís más rápido.

Los agentes que estaban de servicio procedieron a su detención y decomiso de todo el material que portaba así como del fardo con la droga.

Por otro lado, la Guardia Civil ha comunicado que tras la detención de este sujeto se ha procedido a detener a otros dos nadadores más que esta vez querían introducir por el espigón del Tarajal, también ayudados de un scooter marino, hasta ocho bultos que pesaban 285 kilos de hachís.

Así, la Guardia Civil logra decomisar más de 359 kilos de hachís y la intervención de dos motores de propulsión acuática, confirmándose por tanto el empleo de este nuevo método para la introducción de droga desde Marruecos a Ceuta.