2ugic95 gc granada

Denunció que había le habían robado el contador de agua para evitar pagar la sanción que la compañía suministradora le había impuesto por manipularlo. Durante el pasado año 2020 la Guardia Civil puso a treinta y tres personas a disposición judicial por simulación de delito

28 de enero de 2021. La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en calidad de investigado a un hombre de cuarenta y dos años de edad, como presunta autora de un delito de simulación de delito al denunciar haber sido víctima de un falso hurto.

El investigado denunció el pasado día 9 de enero en el cuartel de la Guardia Civil de Pinos Puente que le habían robado el contador de agua que tenía instalado en la fachada de su casa.

Los agentes de la Guardia Civil de Pinos Puente realizaron una inspección ocular en el lugar del hurto y  comprobaron que el contador seguía en su sitio y que no había indicio alguno de que hubieran intentado robarlo.

La Guardia Civil ha averiguado que el investigado había manipulado el contador de agua y que pretendía evitar pagar la sanción que la compañía suministradora le había impuesto por este motivo.

Durante el pasado año 2020 treinta y tres personas fueron puestas a disposición judicial por simulación de delito en la provincia de Granada.

Muchos de los investigados pretendían con sus denuncias falsas de robo conseguir una indemnización de sus compañías aseguradoras, o un segundo teléfono móvil gratis; aunque en otros casos, como este que nos ocupa, lo que pretendían era eludir sus responsabilidades en un acto delictivo.

Algunos de los casos más llamativos durante el pasado año 2020 fueron el de un individuo que el pasado mes de abril denunció en una comisaría granadina que le habían robado su coche para que no lo detuvieran después de que intentara atropellar a dos policías locales en Fuente Vaqueros conduciendo de manera temeraria.

O el de una mujer que denunció el pasado mes de julio que le habían robado su coche en Castell de Ferro justo después de que dicho vehículo fuera interceptado por la Guardia Civil en Guadiaro (Cádiz) con tres kilos de hachís en su interior. Dicho vehículo se había saltado un control en Manilva (Málaga), había arremetido en dos ocasiones contra un vehículo oficial y había huido circulando en sentido contrario por la AP-7.