La Comandancia de la Guardia Civil de Ourense ha presentado este jueves el equipo Pegaso, tres agentes que han descrito sus funciones como «policías de aire», apoyando al resto de unidades en trabajos de control y auxilio. Se trata de tres agentes con formación para el uso tanto de drones como de cualquier otro tipo de artefacto que vuele y que en Ourense cumplirán dos labores fundamentales, la vigilancia en los montes en la temporada estival para la prevención de los incendios forestales y la ayuda en la búsqueda de desaparecidos.

«La comandancia gana en actividad operativa, nuestras capacidades han aumentado con este equipo que ya funcionaba como policía aérea», ha explicado la Guardia Civil, asegurando que los agentes trabajarán con todas las especialidades, «con cualquier unidad que los necesite recibiendo este apoyo».

Según han explicado una de las labores fundamentales por la incidencia de la provincia es la búsqueda de personas desaparecidas y con este equipo prometen una «capacidad de maniobra más grande a la hora de iniciar los operativos». Hasta el momento tenían que esperar para iniciar la búsqueda aérea por el helicóptero, un medio que aunque funciona bien «tiene sus limitaciones porque no está aquí con nosotros», pero ahora tendrán la búsqueda aérea «desde el primer momento y mejorarán los operativos con desaparecidos, que son frecuentes».

De este modo han presentado un dron al que han exhibido ensalzando sus muchas posibilidades. Está dotado con dos cámaras, una con zoom óptico de 32 y otra térmica, «lo que permite la búsqueda de desaparecidos incluso llegando encontrar a alguien con vida entre maleza».

Redacción.