trafico vehiculo control

Al conductor, se le impuso una denuncia que conlleva el pago de 1.000 euros y la retirada de seis puntos del carné. Se da la circunstancia que la prueba se le practicó una vez regresaba tras haber dejado a los alumnos en un centro escolar de la capital turolense. 

Durante el pasado mes de enero, agentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Teruel detectaron a un conductor de transporte escolar, que acababa de dejar a los alumnos en un centro de la capital turolense, con presencia de drogas en el organismo, según ha informado la Guardia Civil en una nota. 

 Dentro de la campaña de vigilancia y control de transporte escolar, desarrollada por la DGT, y llevada a cabo por guardias civiles del equipo de Inspección de Transportes del Subsector de Tráfico de la Comandancia de Teruel, varios conductores fueron sometidos a las pruebas de detección de drogas y alcohol, arrojando uno de ellos un resultado positivo en el test de drogas.

Por lo acontecido, los agentes procedieron a formular la correspondiente denuncia, tipificada como «muy grave» en el Reglamento General de Circulación, así como a la inmediata inmovilización del vehículo.

La denuncia interpuesta a este conductor conlleva una multa económica de 1.000 euros y la retirada de 6 puntos del permiso de conducir.