CDCIA Teruel

 


Redacción; Javier Ortiz

  • Los conductores circulaban por la autovía A-23 sentido Francia, cuando fueron interceptados por patrullas del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Teruel

 

10 de mayo de 2024: Sobre las 20:00 horas del pasado día 27 de abril, se tuvo conocimiento de la posible conducción errática de dos vehículos articulados con matrícula irlandesa que circulaban por la autovía A-23 sentido Francia, a la altura aproximada del punto kilométrico 100, término municipal de la Puebla de Valverde (TE).

Rápidamente las patrullas de servicio intentaron localizar a los citados vehículos, siendo el primero de ellos interceptado a la altura del km. 112 de la misma vía. Por parte de la patrulla de agentes actuantes, pertenecientes a la Plana Mayor del Subsector de Tráfico, observaron que este vehículo circulaba de una manera irregular, errática, invadiendo en ocasiones el carril izquierdo sin motivo aparente, por lo que los agentes procedieron a detenerlo en el punto kilométrico 115 de la autovía A-23, y al segundo vehículo, en el punto kilométrico 165 esta vez por agentes pertenecientes al Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Monreal del Campo, término municipal de la misma localidad.

En la detección del primer vehículo, los agentes observaron que el conductor presentaba síntomas evidentes de conducir bajo la influencia del alcohol, por lo que se realizaron las correspondientes pruebas de detección, arrojando un resultado positivo de 0,69 y 0,58 mg/l de alcohol en aire espirado, respectivamente, en las dos pruebas practicadas.

Instantes después y, una vez interceptado el segundo vehículo, los agentes observaron cómo también el conductor presentaba síntomas de circular bajo la influencia del alcohol, por lo que procedieron a realizar igualmente las pruebas de alcoholemia reglamentarias, arrojando resultados positivos de 0,66 y 0,60 mg/l, siendo en ambos casos unas tasas de alcohol muy elevadas. Cabe recordar que la tasa máxima permitida de alcohol para conductores profesionales es de 0,15 mg/l, por lo que, en ambos casos, dichas tasas cuadriplicaban las permitidas para este colectivo.

Es de resaltar que ambos vehículos articulados circulaban completamente cargados con material de cerámica procedentes de la localidad de Villarreal (Castellón), por lo que en caso de haberse producido un siniestro vial las consecuencias podrían haber sido fatales.

Por los citados hechos, fueron instruidas las correspondientes diligencias, que fueron remitidas a la autoridad judicial, por el Equipo de Investigación de Siniestros del Subsector de Tráfico de Teruel por presuntos delitos contra la seguridad vial, delitos tipificados en el art. 379 del Código Penal, por conducir un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas, siendo los conductores puestos a disposición judicial.

Por la comisión de dichos delitos los conductores podrían enfrentarse a penas de prisión de 3 a 6 meses, o multa de 6 a 12 meses, o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 1 y hasta 4 años.