Para la investigación fue precisa la creación de un equipo conjunto de investigación entre organismos de España y Portugal con la colaboración de la agencia estadounidense DEA

La Guardia Civil ha dado por desarticulado con la operación Nazaré el clan de Los Piturros –histórico grupo ligado al narcotráfico en Galicia a la ría de Arosa (Pontevedra) desde la década de los 80– con la detención de nueve de sus integrantes, de los que cuatro fueron enviados este jueves a prisión por orden judicial.

Este clan ha estado siempre relacionado directamente con los principales distribuidores colombianos de cocaína, con capacidad de transporte de grandes cantidades de droga por vía marítima, informa la Dirección General de la Guardia Civil.

En el marco de la operación Nazaré desarrollada en España y Portugal, en colaboración con diferentes agencias policiales y judiciales extranjeras, la Guardia Civil ha desmantelado íntegramente el clan con el arresto de nueve personas que pretendían introducir en territorio español a través de las costas portuguesas más de dos toneladas de cocaína.

Gran parte de la droga intervenida iba dirigida al clan Farruku, de origen albanés, una de las organizaciones más activas de Europa en el tráfico de estupefacientes.
Se han efectuado detenciones y en registros en las provincias gallegas de Pontevedra, La Coruña y Orense, así como en Monçao (Portugal).
La investigación se inició en febrero cuando los agentes pudieron comprobar que el clan gallego estaba recogiendo en aguas del océano Atlántico un cargamento de cocaína que alijaron en Peniche (Portugal).
El grupo de narcotraficantes realizó un importante despliegue personal y de medios marítimos y terrestres en Portugal para la recogida de la droga en alta mar y su posterior transporte a Galicia.
Los agentes procedieron a la aprehensión de gran parte del cargamento en la costa portuguesa y de una embarcación rápida varada en la misma cuando Los Piturros pretendían sacar la mercancía de la playa.
Posteriormente recuperaron otra parte de la droga en varios inmuebles de la comarca del Salnés en Pontevedra, donde se intervinieron 220 kilos de cocaína en abril.
Todas estas actuaciones permitieron a los agentes recabar las pruebas necesarias para demostrar la autoría del clan gallego de este alijo y posterior transporte de la droga a Galicia.
Para la investigación fue precisa la creación de un equipo conjunto de investigación entre organismos de España y Portugal con la colaboración de la agencia estadounidense DEA, la coordinación de Europol, Eurojust y la Fiscalía Antidroga española bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional.
La Guardia Civil destaca que esta herramienta de cooperación internacional ha sido fundamental para la labor de investigación al posibilitar la obtención y el intercambio directo de información y pruebas.

Una vez recabada toda la información la Guardia Civil española y la Policía Judiciaria portuguesa desarrollaron un amplio operativo para llevar a cabo actuaciones en ambos países lo que permitió la detención de los integrantes de la organización.

Redacción
Con información de El Debate