El entonces presidente de la Generalitat intercambió mensajes con el activista radical conocido como ‘CNI Cataluña’

Ocurrió tres semanas antes de que miles de manifestantes independentistas, convocados por Tsunami Democràtic, bloquearan los accesos al aeropuerto de Barcelona-El Prat. El entonces presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, intercambió mensajes con el activista radical conocido como CNI Cataluña -por su alias de Twitter-. Una conversación privada en la que el máximo responsable del Ejecutivo autonómico manifestaba abiertamente su apoyo a Tsunami Democràtic.

«Miquel, solo apoyo a la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Tsunami Democràtic», indicaba Torra en uno de los mensajes intervenidos por la Guardia Civil, el 25 de septiembre de 2019 y de forma remota, a través de un software espía instalado con orden judicial en el teléfono de Miquel Montero. Este último era, en aquellas fechas, uno de los principales investigados en el marco de una pieza separada del caso Tsunami cuyo secreto de sumario ha sido levantado recientemente en la Audiencia Nacional.

De la conversación, mantenida entre Torra y Montero a través de la aplicación de mensajería instantánea Signal, la Guardia Civil «infiere» que el activista conocido como CNI Cataluña había contactado con el entonces presidente de la Generalitat con un objetivo concreto. Su propósito era que Torra recibiese en su despacho «a alguien en representación de algún colectivo con capacidad o intenciones para la movilización o materialización de acciones tras la sentencia» del Tribunal Supremo contra los líderes del ‘procés’.

Torra hizo lobby por Tsunami

Sin embargo, según añade la Guardia Civil en su informe de noviembre de 2019 en el que se incorpora la mencionada conversación, Torra dio portazo a Montero «mostrando su predilección y confianza únicamente hacia las dos iniciativas mencionadas»: ANC y Tsunami Democràtic. La conversación demuestra por primera vez, además, que el propio expresident estuvo haciendo lobby en favor de ambas desde hacía tiempo: «A todos los que me piden consejo, les digo que sumen esfuerzos en estas dos iniciativas».

Por aquel entonces, la sombra de los Comités de Defensa de la República (CDR) y la inhabilitación por los lazos amarillos ya planeaba sobre el presidente de la Generalitat, que insistía en su apoyo a Tsunami Democràtic y ANC por considerar que sus iniciativas eran «absolutamente no violentas». No obstante, los supuestos responsables de la plataforma independentista Tsunami Democràtic -que convocó las protestas multitudinarias y violentas contra infraestructuras del Estado tras conocerse la sentencia del procés en otoño de 2019- están imputados hoy por presuntos delitos de terrorismo en la Audiencia Nacional.

Torra: «Me presentan como jefe terrorista»

«Miquel, ya has visto por donde quieren llevar el tema, me quieren presentar como el jefe de los independentistas terroristas. No puedo hablar con nadie. Insisto en ANC y Tsunami. A todos los que me piden consejo, les digo que sumen esfuerzos en estas dos iniciativas, absolutamente no violentas. Hemos de sumar a todos aquí», señalaba Torra en su conversación con el activista ultra conocido como CNI Cataluña.

«Recibirlos no quiere decir apoyarlos. Solo que crean en el Presidente. Tienen adhesión estricta a la no violencia», insistía Montero para intentar convencer a Torra de que recibiera a las personas que quería presentarle, y que tenían un posible plan de protestas contra la sentencia a los líderes del procés. La propia Guardia Civil constata en su informe sobre esa conversación que Torra mostró «su predilección y confianza únicamente hacia las dos iniciativas mencionadas, instando asimismo a unirse a las mismas».

Torra: «Me presentan como jefe terrorista»

«Miquel, ya has visto por donde quieren llevar el tema, me quieren presentar como el jefe de los independentistas terroristas. No puedo hablar con nadie. Insisto en ANC y Tsunami. A todos los que me piden consejo, les digo que sumen esfuerzos en estas dos iniciativas, absolutamente no violentas. Hemos de sumar a todos aquí», señalaba Torra en su conversación con el activista ultra conocido como CNI Cataluña.

«Recibirlos no quiere decir apoyarlos. Solo que crean en el Presidente. Tienen adhesión estricta a la no violencia», insistía Montero para intentar convencer a Torra de que recibiera a las personas que quería presentarle, y que tenían un posible plan de protestas contra la sentencia a los líderes del procés. La propia Guardia Civil constata en su informe sobre esa conversación que Torra mostró «su predilección y confianza únicamente hacia las dos iniciativas mencionadas, instando asimismo a unirse a las mismas».

Influencia de ‘CNI Cataluña’

No obstante, los investigadores subrayaban que gracias a las intervenciones remotas autorizadas con orden judicial, para infectar con un software espía los teléfonos móviles de Montero y otros de los investigados en esta pieza separada, se había podido constatar la «influencia» del activista ‘CNI Cataluña’ «dentro de los sectores secesionistas preponderantes e impulsores del proceso secesionista».

«Asimismo, se constata la utilización de aplicaciones de mensajería securizada, como Signal o Telegram, para tratar temas especialmente sensibles, como comunicaciones directas con el presidente de la Generalitat de Cataluña Joaquim Torra Pla, en las que tratan temas sensibles, entre ellas movilizaciones posteriores a la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del denominado procés o la planificación de acciones contundentes de desobediencia civil e índole insurreccional, en las que el investigado estaría directamente implicado», señala la Guardia Civil en su primer informe de esta pieza separada del caso Tsunami, fechado en noviembre de 2019.

Contactos con Ponsatí y Puigdemont

Gracias al mismo método de investigación, el Instituto Armado tuvo acceso a conversaciones entre ‘CNI Cataluña’ y la exconsejera prófuga Clara Ponsatí sobre los preparativos de unas protestas para bloquear la autopista AP-7. Ponsatí calificaba como «decepcionante» la primera movilización realizada por Tsunami Democràtic el 25 de septiembre de 2019.

A través del teléfono de Montero, la Guardia Civil también tuvo acceso a conversaciones entre este y el director de la Casa de la República de Carles Puigdemont en Waterloo, Sergi Miquel, entre otras personalidades del independentismo catalán. Asimismo, el activista conocido como CNI Cataluña había mantenido en ese periodo contacto con miembros de los CDR que fueron detenidos tras el estallido de la Operación Judas y se encuentran procesados por la Audiencia Nacional.

Redacción
Con información: El Objective | Albert Sierra