Redacción; Javier Ortiz

  • Fue interceptado en un punto de verificación de alcohol y drogas, en la carretera N-523 dentro del término municipal de Badajoz
  • Realizaba un transporte público de seis personas con necesidades de atención especial, cubriendo el trayecto hasta sus centros de educación específica
  • Su conductor se enfrenta a penas de prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses, o con trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y, en cualquier caso, la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 1 y hasta 4 años

3-abril-2024.-  La Guardia Civil ha instruido diligencias como investigado a un vecino del municipio pacense de Villar del Rey, como presunto autor de un delito contra la seguridad vial, al conducir un vehículo con presencia de drogas en su organismo.

Actuación que tuvo lugar a mediados del pasado mes de marzo, cuando agentes pertenecientes al Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Badajoz, en un punto de Verificación de Alcohol y Drogas establecido en la carretera N-523 dentro del término municipal pacense, interceptaron un minibús que realizaba un trasporte público con seis personas, dirigiéndose hasta los diferentes centros de educación especial existente en la ciudad.

Su conductor, que presentaba signos evidentes de hallarse bajo influencias de sustancias estupefacientes, fue sometido a la prueba de drogas legalmente establecida, arrojando un resultado positivo en el test indiciario, que mostró la presencia de sustancia estupefacientes o psicotrópicas en su organismo.

Circunstancia ésta, que ha sido confirmada tras el análisis realizado por el Laboratorio de la Dirección General de Tráfico.

Ante los citados hechos, se le instruyeron diligencias como investigado por un supuesto delito contra la seguridad vial, y han sido remitidas al Juzgado de Instrucción de Badajoz.

El vehículo quedó inmovilizado y retirado de la vía hasta un lugar debidamente habilitado, pasando comunicación a la empresa titular para que dispusiera de otro conductor que pudiera hacerse cargo de la conducción. Mientras tanto, los pasajeros fueron atendidos por el personal socio-sanitario que les acompañaba en el trayecto.

El artículo 379.2 El artículo 379.2 del Código Penal dispone que: “El que condujere un vehículo a motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, será condenado con penas de prisión de 3 a 6 meses, o multa de 6 a 12 meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y, en cualquier caso, la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 1 y hasta 4 años”.

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Badajoz, recomienda cumplir la normativa en Seguridad Vial, evitando la conducción al volante después de haber consumido sustancias tóxicas, estupefacientes o psicotrópicas, así como cualquier cantidad de alcohol.