El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil ha controlado a un total de 4.789 conductores en diversos puntos de verificación establecidos durante la Feria de Nuestra Señora de la Salud de Córdoba, de los cuales 103 han arrojado un resultado positivo en alcoholemia y seis en drogas. Además, en seis casos de los 103 conductores que han arrojado un resultado positivo en la prueba de alcoholemia se han tenido que instruir diligencias como presuntos autores de un delito contra la Seguridad del Tráfico –conducir bajo los efectos del alcohol–, al superar la tasa de 0,60 mg/l en aire, según detalla en una nota la Benemérita.

En los restantes 97 casos, la Guardia Civil ha denunciado a los conductores por infracción al Reglamento General de Circulación, por superar la tasa de 0,25 mg/l en aire, para conductores con más de dos años de permiso de conducción y 0,15 mg/l en aire, para los conductores noveles, sin alcanzar lo que supone incurrir en infracción penal. También, se han recibido siete denuncias por hurto de móviles en la feria, que han sido remitidas al Cuerpo Nacional de Policía.

En lo que respecta a conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas, la noche que más alcoholemias positivas se han detectado ha sido la del 28 al 29 de mayo, en la que los agentes han detectado un total de 66 alcoholemias positivas.

Los conductores que han sido denunciados por infringir el Reglamento General de la Circulación se enfrentan a una sanción a establecer por la Dirección General de Tráfico (DGT) y a la detracción de entre cuatro y seis puntos. Por otro lado, a los que se les han imputado delitos contra la Seguridad Vial por superar la tasa de 0,60 mg/l en aire se enfrentan a penas de prisión de entre tres y seis meses y a la retirada del permiso de conducción entre uno y cuatro años.

El Instituto Armado recuerda que el consumo de alcohol afecta a la conducción de distintas formas: aumentando el tiempo de reacción, ocasionando problemas de coordinación, una peor percepción de la distancia, problemas de visión y de atención, así como un incremento de la somnolencia. Asimismo, en el 27% de los accidentes registrados en 2020 el principal factor concurrente era el alcohol.

Sobre ello, resaltan que, según los últimos datos del Instituto Nacional de Toxicología, el 49% de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico tenían presencia en sangre de alcohol, drogas o psicofármacos. Contador Más información

Redacción.