El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha manifestado que el edificio de la nueva Comandancia de la Guardia Civil en Zaragoza, cuyas obras ha visitado este jueves, permitirán dotar a la Benemérita de los medios para trabajar «en condiciones de eficacia y eficiencia», además de que contará con el certificado de máxima sostenibilidad verde y, entre otras cosas, no usará ningún combustible fósil.

Así lo ha explicado en el acto celebrado en la capital aragonesa con motivo de su visita a las obras de construcción de la nueva Comandancia de la Guardia Civil en Zaragoza. Ha estado acompañado por el presidente de Aragón, Javier Lambán; la directora general de la Guardia Civil, María Gámez; el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón; la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, y la presidenta de la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios y de la Seguridad del Estado (SIEPSE), Mercedes Gallizo.

El ministro ha señalado que esta obra, cuyo coste asciende a cerca de 31 millones de euros, es una de las más «relevantes» del Plan de Infraestructuras para la Seguridad del Estado 2019-2025, dotado con 600 millones de euros.

Ha dicho que es una necesidad que ya fue detectada en 2005 por el entonces alcalde de Zaragoza, el socialista Juan Alberto Belloch, y que el actual, Jorge Azcón, del PP, ha continuado, con la «coordinación necesaria» para que sea una realidad, «en beneficio del conjunto de la sociedad».

Grande-Marlaska ha constatado que con esta actuación, además de cumplir con el compromiso de dotar de las infraestructuras necesarias a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, también se logra otro objetivo del Gobierno central, el vinculado con la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático.

RENOVABLES

El titular de Interior ha precisado que el nuevo edificio contará con el certificado de máximo de sotenibilidad verde, no va a utilizar ningún combustible fósil y casi va a ser nulo el gasto energético y el que se genere se atenderá con fuentes renovables, ya que se van a instalar unas placas solares en la zona del aparcamiento. Además, dispondrá de un sistema de aerotermia de alta eficiencia.

El nuevo complejo se levantará sobre una superficie de 51.190 metros cuadrados, una parcela cedida por el Ayuntamiento de Zaragoza situada al sur de la ciudad, en el distrito de Valdespartera. El proyecto pivota sobre un edificio principal en torno al patio de armas, que albergará las dependencias de la Comandancia. En el interior de la parcela, cerrando la plaza del patio de armas, se levantará el edificio que dará sede al Grupo de Reserva y Seguridad número 5 de Zaragoza.

El nuevo complejo albergará la sede de la Comandancia de la Guardia Civil en Zaragoza, ya que la actual no dispone de espacio suficiente para acoger todas las unidades que de ella dependen, dispersas en los barrios rurales de Casetas y Peñaflor y en el distrito de Casablanca.

La futura sede permitirá reubicar todas esas unidades en un único complejo, mientras que el Grupo de Reserva y Seguridad número 5 contarán con unas dependencias óptimas para su personal, nuevos equipamientos deportivos y zonas específicas para la instrucción y adiestramiento de sus efectivos.

EN 2023

El ministro ha confirmado que será a finales de 2023 cuando se haya concluido esta obra y cuando los 1.500 hombres y mujeres de la Comandancia de Zaragoza la tendrá en perfecto estado para «poder ser ocupada».

A ellos les ha dicho: «Vais a ser el alma del edificio y también el motor de un servicio público esencial», con el que ayudan «a todos los españoles a sentirse mucho más seguros, más libres y felices para afrontar el futuro, que muchas veces no es sencillo, pero que vosotros ayudáis a que sea más fácil». Por eso son «la institución más valorada», les ha indicado.

La Comandancia de la Guardia Civil en Zaragoza, al mando de un coronel, está integrada dentro de la estructura operativa de la Zona de la Guardia Civil de la Comunicad Autónoma de Aragón y presta un servicio de prevención y protección de la seguridad ciudadana en el 93,47 por ciento del territorio de la provincia.

Para este cometido cuenta con casi 1.500 efectivos distribuidos en cinco compañías territoriales –Calatayud, Tarazona, Caspe, Casetas y Ejea de los Caballeros–, 48 puestos ordinarios, así como en las unidades de especialidades de Tráfico, Policía Judicial, Información, control de armas y explosivos, Servicio de Protección de la Naturaleza, USECIC y equipos Roca, entre otras.

Grande-Marlaska ha querido tener un recuerdo a las víctimas del «brutal atentado» de ETA a la Casa Cuartel de la Guardia Civil de la avenida Cataluña de Zaragoza, el 11 de diciembre de 1987, donde murieron 11 personas, seis de ellas menores de edad, y 88 resultaron heridas.

OTRAS INVERSIONES

El ministro ha mencionado los 43 millones de euros que van a llegar a Aragón para 24 instalaciones de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, dentro del convenio suscrito con el Ministerio para la Transición Ecológica con fondos europeos de recuperación a acciones de eficiencia energética.

Asimismo, ha citado las actuaciones que se van a desarrollar en el edificio de la Policía Nacional de la calle General Mayandía de Zaragoza, las intervenciones en los centros penitenciarios de Daroca, Zuera y en el centro de inserción social de Zaragoza.

VALOR AÑADIDO

El presidente de Aragón, Javier Lambán, también ha intervenido en el acto y ha subrayado el «enorme prestigio» de la Guardia Civil, que suma más de 150 años de historia, «algo que se han ganado a pulso» y que en esta comunidad autónoma «tiene un valor añadido» por su amplio territorio y «muy exigua» población, lo que dificulta la prestación de un servicio como la seguridad. Los problemas «se han ido solventando, a veces con medios, otras con imaginación, siempre con mucho voluntarismos y compromiso», ha glosado.

Se ha referido también a la colaboración de las diputaciones provinciales para la recuperación de cuarteles, para que dispongan de unas instalaciones «dignas».

Lambán ha mencionado, asimismo, el papel de Juan Alberto Belloch, cuando fue alcalde de Zaragoza, para impulsar estas nuevas instalaciones, así como del entonces ministro del Interior, José Antonio Alonso, igual que el actual alcalde, Jorge Azcón «ha tenido un papel fundamental», así como los actuales interlocutores de la Guardia Civil, «a los cuales felicito».

Igualmente, se ha congratulado de que el Gobierno de España «se haya tomado en serio la tarea de reponer guardias civiles en las plantillas e invertir en los cuarteles», además de otras inversiones.

SIN PRECEDENTES

Por su parte, la presidenta de la SIEPSE, Mercedes Gallizo, ha subrayado que el Ministerio del Interior está realizando unas inversiones en las instalaciones de la Policía Nacional y Guardia Civil «sin precedentes en las últimas décadas» y Zaragoza es «la única capital de España donde se van a realizar obras de esta envergadura para ambos Cuerpos».

El alcalde de la capital aragonesa, Jorge Azcón, ha subrayado la importancia de esta inversión para la ciudad y las mejoras en las condiciones de trabajo para la Guardia Civil.

Ha reconocido que es un proyecto que tiene su origen en 2005, si bien su primera reunión tras tomar posesión como alcalde fue con el jefe de la Guardia Civil en Aragón, Carlos Crespo. También ha mencionado el trabajo con el actual jefe de zona de la Guardia Civil en Aragón, el General de Brigada Francisco Javier Almiñana.

«Ha habido una colaboración modélica» y ha destacado la labor del área de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza para «desatascar» el expediente de cesión del suelo, así como las licencias urbanísticas y de obras. «Es esencial que las Administraciones colaboremos con independencia de los colores políticos», ha sintetizado.

Redacción