6076b9634e449 MARLASKA

El Gobierno continúa determinado a aprobar la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana pese a tener en contra a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en bloque. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que impulsarán la reforma de la normativa aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2015 -la bautizada como Ley Mordaza- y que lo harán, ha insistido, para «garantizar los derechos de los ciudadanos» y «dar seguridad jurídica» a los policías y guardias civiles.

Durante la sesión de control al Gobierno, el ministro ha acusado abiertamente a los partidos de derecha de «crear un clima de odio». «Este Gobierno, y los dos partidos que lo sustentan, en sus respectivos programas llevaban la derogación de una norma que se consideraba indigna y que ustedes dictaron el rodillo de la mayoría absoluta. Sin ningún otro partido de este Parlamento», ha recordado en respuesta a la pregunta de la diputada del PP Ana Vázquez.

Así, ha dejado claro que la amenaza de nuevas movilizaciones por parte de los sindicatos de la Policía y agrupaciones de la Guardia Civil no va a impedir el avance en el debate de las enmiendas. «Vamos a derogar la ley de seguridad ciudadana», ha zanjado.

Grande-Marlaska ha señalado que la ley aprobada por el anterior Ejecutivo no buscaba «defender y mejorar los derechos fundamentales de los ciudadanos» ni «mejorar las condiciones de los agentes», sino con la intención, ha subrayado, de «protegerse» de las protestas por los casos de corrupción que «ahogaban» al PP.

«IMPUNIDAD A LOS DELINCUENTES»

Como prueba de su defensa de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el responsable de Interior ha enarbolado la creación, por parte del Ejecutivo de coalición, de más de 10.000 plazas de Policía Nacional y Guardia Civil en los últimos tres años. En el mismo sentido, ha recalcado que la defensa de los agentes pasa por darles «más efectivos, más medios y subirles los sueldos».

Por su parte, Vázquez ha denunciado que los cambios que se intuyen en la ley pretenden dar «impunidad a los delincuentes».

ACCESO FUENTE