Marlaska, que tuvo que asumir hace meses la vuelta del coronel purgado, no se ha olvidado de él

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, renovado por cuatro años más para sorpresa interna de Policía y Guardia Civil, prepara los cambios necesarios para afrontar su nueva legislatura. A corto plazo, esos planes pasan por renovar «muchas de las jefaturas de Comandancia» de toda España. Y entre ellas, apuntan fuentes de Interior, estará la de Madrid: Marlaska retoma así su ansiada ambición de purgar al coronel Diego Pérez de los Cobos «por vía legal». Sobre la mesa está también la continuidad del director general de la Guardia Civil, Leonardo Marcos.

Una de las mayores sorpresas que ha dejado la configuración del nuevo Gobierno ha sido la continuidad de Grande-Marlaska al frente del Ministerio del Interior. Ni a nivel político ni a nivel policial se esperaba. Se contaba con un relevo, e incluso se barajaron nombres como el de Margarita Robles, que al final sigue de ministra de Defensa. Robles, cuyo nombre ya había empezado a circular por las altas esferas de la Guardia Civil, era un perfil que se recibía con cierto júbilo tras cinco años de conflictos internos con Marlaska. Aire nuevo que finalmente no llegó.

No hubo renovación de ministro, pero sí habrá renovación en la Guardia Civil. Así lo asumen fuentes de Interior consultadas por OKDIARIO, que advierten que los planes de «renovación» en la estructura interna del cuerpo están «previstos desde algún tiempo». Su primer objetivo, explican, serán las comandancias de la Guardia Civil.

Interior ya tiene una lista sobre cuáles son las jefaturas de comandancia territorial que serán objeto de «renovación». Las fuentes consultadas advierten que «se sabrá pronto» cuáles son, pero adelantan que Madrid es una de ellas. «Madrid sí, va a cambiar», admiten. Se esperaba para las últimas semanas de 2023, pero el plan se adentra finalmente en este 2024. «Posiblemente pronto», señalan.

De los Cobos

No es un cambio menor, al menos políticamente: al frente de la Comandancia de Madrid se encuentra el coronel Diego Pérez de los Cobos, el mando que fue purgado en 2020 por negarse a compartir con el Gobierno de Pedro Sánchez información reservada sobre la causa judicial del Covid. En concreto, la que apuntaba a que la Delegación del Gobierno de Madrid permitió las marchas feministas del 8M a sabiendas de que la pandemia de coronavirus ya había empezado a afectar a España y era un gravísimo riesgo para la salud pública, tal y como quedó acreditado posteriormente con los cerca de 122.000 muertos y casi 14 millones de contagios en todo el país.

De los Cobos, que desde entonces ha estado en la diana de Marlaska y del Gobierno de Pedro Sánchez, fue devuelto a su puesto tras una sentencia en firme del Tribunal Supremo el pasado mes de marzo. Interior tardó tres meses en hacer efectiva la sentencia. Pero Marlaska, como ha venido informando OKDIARIO, no ha cejado en su ambición de sacarle del puesto.

Sin embargo, esta vez Interior lo hará sin arriesgarse a una demanda por parte de De los Cobos, quien podría haber denunciado su cese como una maniobra movida por la inquina administrativa hacia él. Con una renovación amplia, esa sensación se diluiría.

Otra denuncia a Marlaska

Mientras tanto, los problemas legales para Marlaska siguen creciendo. El Tribunal Supremo ha admitido a trámite un recurso de una asociación de guardias civiles contra una orden de María Gámez, ex directora de la Guardia Civil bajo las órdenes del ministro Fernando Grande-Marlaska, sobre pluses de productividad a los agentes. Se trataba de un documento que ha tumbado en otra causa el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid y que, según denuncian los afectados, tiene como objetivo pagarles menos salario mediante un sistema de cálculos matemáticos casi imposible de comprender.

Tal como adelanta OKDIARIO, la Sala Tercera del Supremo, de lo Contencioso-Administrativo, ha aceptado la propuesta de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) de armonizar jurisprudencia. En un auto del 28 de noviembre, el Alto Tribunal declara varias cuestiones que presentan interés casacional.

Como telón de fondo está que el Ministerio del Interior, liderado por Marlaska, para fijar el cálculo de los pluses salariales en la Guardia Civil hizo uso de un tipo de documento –la Orden General– que el Supremo cuestiona. El Alto Tribunal investigará: «Si dado el contenido y la finalidad de la Orden General número 4, de 12 de febrero de 2021, de la Dirección General de la Guardia Civil, por la que se regulan los incentivos al rendimiento del personal de la Guardia Civil, ésta ha de ser calificada como un acto administrativo con pluralidad de destinatarios, o si se trata de una disposición general de carácter reglamentario, o si pudiera calificarse como una categoría intermedia entre las dos anteriores».

Redacción
Con información de: OK Diario | Pelayo Barro