Un agente de la Guardia Civil que se encontraba realizando funciones de seguridad ciudadana, en el ejercicio de su cargo como funcionario público y dentro del servicio de noche, perdía la vida en Extremadura. El fallecido es Julián Romero Correa de 41 años de edad.

Más concretamente sufría esta madrugada una alteración e interrupción inesperada de toda actividad cardíaca, perdiendo el conocimiento y cayendo al suelo cuando se encontraba trabajando dentro del término municipal de la localidad pacense de Montijo.

Los compañeros que se encontraban junto a él no pudieron hacer nada por salvar su vida.

El joven Guardia Civil era natural de Badajoz y “tan triste y lamentable suceso, ha llenado de desánimo a todo el benemérito cuerpo».

La capilla ardiente se encuentra instalada en el Tanatorio de ‘La Soledad’ de la capital pacense.

Desde el Círculo Ahumada – Amigos de la Guardia Civil queremos expresar nuestras más sentidas condolencias a los familiares y compañeros del finado y nos unimos al dolor del Cuerpo por tan lamentable pérdida. Descanse en paz

Redacción