Sede del Cuartel General del Ejército de Tierra

 


Redacción; Javier Ortiz

Precioso artículo de El Palacio de Buena Vista, en la actualidad sede del Cuartel General del Ejército de Tierra, donde nos muestran su historia, composición y Relevo de la Guardia de Palacio.

También nos ofrecen la posibilidad de poder visitarlo gratuitamente a través del siguiente enlace.

 

Palacio del Ministerio de la Guerra

 

El Palacio de Buenas Vista está situado en pleno barrio de Justicia, dentro del distrito Centro de Madrid, enmarcado entre las calles Alcalá, Prim,  Barquillo y el Paseo de Recoletos. Forma parte, junto con el Palacio de Linares (Casa de América), el Palacio de Telecomunicaciones (Ayuntamiento de Madrid) y el Banco de España, de un esplendoroso conjunto arquitectónico en torno a la célebre fuente de la diosa Cibeles.

La primera edificación data del siglo XVI, cuando el arzobispo de Toledo, D. Gaspar de Quiroga regala la propiedad a Felipe II. El Rey Felipe III lo recibe en herencia de su padre habitándolo esporádicamente y finalmente vendiéndolo. Desde entonces tiene diversos propietarios hasta que en 1777 la  XIII duquesa de Alba, María Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, junto con el arquitecto Juan Pedro Arnal, construye el nuevo palacio con su actual diseño neoclásico.

Vinculado al Ejército desde 1816, en principio como Museo Militar, pasa a ser Ministerio de la Guerra en 1847, del Ejército en 1939 y de Defensa desde 1977 hasta 1981.

Testigo de buena parte de la historia de España desde el siglo XVI, ocuparon Buenavista personajes principales de la misma como la ya mencionada XIII Duquesa de Alba, el General Espartero (regente del Reino), General Prim (que fallece en él tras sufrir un atentado), D. Miguel Primo de Rivera (Presidente del Directorio militar) y D. Manuel Azaña (que fue Ministro de la Guerra y más tarde Presidente de la II República)

Sus salones, decorados con hermosos tapices y alfombras procedentes de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara, fundada en 1720 por Felipe V, conservan el sabor y el buen gusto de las personalidades que lo habitaron.

De sus paredes cuelgan pinturas de grandes maestros; de sus techos, lámparas de la Real Fábrica de La Granja; y sobre sus muebles, estilo Luis XV, XVI e Imperio, reposan ricas porcelanas junto con una impresionante colección de relojes que nos marcan el inexorable paso del tiempo.

Testigo de los grandes acontecimientos de nuestro país, recorrer las estancias de este palacio, importante centro de poder, es hacer un largo viaje por la historia de España y del Ejército.

Les invitamos a conocer más a fondo el Palacio de Buenavista