David Pérez Carracedo, Guardia Civil de 43 años perteneciente al GAR (Grupo de Acción Rápida) ha sido asesinado en Barbate cuando, junto con otros compañeros, trataba de identificar a unos narcoterroristas que iban en una lancha rápida. El problema es que la Guardia Civil carece de lanchas rápidas, pues las que tenía no cumplen las más mínimas condiciones de operatividad y no han sido repuestas, por lo que van en unas lanchas de goma tipo zodiac más que endebles. Igualmente, la organización de la Guardia Civil frente a la defensa del narcotráfico ha sido suprimida hace 16 meses por el Sr. Ministro del Interior. Por tanto, ni tienen medios ni organización adecuada, gracias al Sr. Ministro del Interior, para el que el problema de la droga no es prioritario en cuanto a su entrada en España. Es así que nuestros Guardias Civiles se juegan la vida –como acabamos de comprobar– en defensa de la salud física y mental de nuestros hijos y nietos. El negocio de la droga tiene un origen africano, en Marruecos para nosotros, y es curioso que la distribución allí está muy castigada, mientras que la distribución en España no. Conclusión: cuando uno no sabe o no puede cumplir con su deber en un cargo gubernativo, lo mejor y lo lógico es que dimita, porque no hace un bien a nadie. Ni siquiera a sí mismo.

David vivía en Sarriguren (Navarra) y estaba casado, teniendo el matrimonio dos hijos, de 9 y 6 años. Era un hombre de principios morales dignos y decentes, incapaz de hacer daño a nadie sin motivo e incluso era capaz de respetar a los delincuentes, cumpliendo estrictamente la ley sin pasarse un milímetro. Pero además era un marido excelente, como nos ha demostrado su viuda, una mujer valiente y leal a su esposo hasta en la muerte. Naturalmente que David no habría querido ser condecorado por un ministro que parece despreciar a la Guardia Civil desde bastante antes de ser nombrado ese cargo. Ello parece deberse a razones personales, aparentemente, en las que no vamos a entrar. Ante ese mal trato que llevan años recibiendo los miembros de nuestro Instituto Armado, resulta absurdo intentar condecorar a una persona a quien desprecias. Es más, parece una broma de muy mal gusto. Y veremos si no sigue la broma con el tema de la pensión de la viuda de David. Espero que no se atreva a tanto el Sr. Ministro del Interior, pues entonces tendría a la mayoría de los españoles en contra. De hecho, hasta el partido político de Podemos, socio del PSOE, acaba de pedir la dimisión del Sr, Ministro del Interior.

Esta mujer, valiente y leal donde las haya, necesita de todo nuestro apoyo. Ella, sus hijos y su soledad causada por una pérdida debida a una pésima gestión de recursos y de personal, por supuesto. Por eso, desde estas líneas nos ofrecemos a ayudarla en todo cuanto necesite. A sus hijos y a ella. Y esta ayuda tiene muchas posibilidades: desde la docente para sus hijos a la laboral para ella, si lo quiere y precisa. Nos ofrecemos para que pueda tener un medio en el que expresar todo lo que siente, para conseguir la difusión de sus ideas, para crear grupos de apoyo para que sus hijos puedan tener una formación cualificada, hablar idiomas, aprender música… lo que quieran.

Probablemente no vayamos a llegar ni a la zapatilla de David Pérez Carracedo, pero si lo vamos a intentar. Es un honor tener unas familias tan extraordinarias en nuestra Guardia Civil. Son la élite de la lealtad, la generosidad, el respeto a los demás, el afecto y solidaridad, el compañerismo y la libertad de ideas.

Señora, cuente usted con todo nuestro respeto, cariño y admiración por su valentía. El Círculo Ahumada siempre estará a su lado. Ánimo, que no vamos a consentir que se sienta abandonada. ¡Viva la Guardia Civil!

Junta Directiva del Círculo Ahumada – Amigos de la Guardia Civil.