5aab846a97106

Patricia Ramírez, la madre del pequeño Gabriel Cruz de ocho años asesinado por Ana Julia Quezada, ha valorado este viernes la labor de la Guardia Civil que ha resuelto el caso de las desaparición de su hijo el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas, en Níjar (Almería), durante una investigación en la que el foco se estrechó cada vez más sobre la sospechosa y en la que, según ha reconocido, ha sido «difícil» el «luchar contra el instinto» que tanto ella como el padre del menor tuvieron desde un principio.

En una entrevista esta mañana en Espejo Público ha asegurado que «están intentando poner un poco de orden los tiempos, los horarios, juntarnos un poco los amigos, papá y buscar intimidad y de saber empezar a asimilar todo esto que en nuestras cabezas no entra«.

«Hay una parte que no sé cómo va, me cuesta pensar en mañana, va pasando el día de hoy, vamos cerrando y pensar en el mañana me cuesta. Todavía no me quiero ir de Almería, no es algo que me plantee a corto plazo y hay cosas que no sé cómo lo voy a hacer.  Es como el mar con marejada grande y ahora está en la resaca, pues estoy un poco igual. más tranquila, con Ángel cerca y a él lo vemos mejor, más tranquilo también, pero estamos con la resaca y yo creo que no somos conscientes de lo ocurrido«, ha señalado.

En cuanto a la labor de la Guardia Civil y a la rueda de prensa que dieron los agentes tras la resolución del caso, Patricia ha agradecido la labor de los agentes. «Me parecieron maravillosos los guardias civiles de la rueda de prensa, como profesionales, como personas«, añadiendo que «han sido así en el proceso con nosotros, sencillos, fantásticos y me emocioné con ellos porque han sabido estar y hacer. Les damos las gracias porque nos queremos quitar el sombrero con ellos. Agradecemos la sensibilidad y las maneras que tuvieron, preciosas«.

Patricia se ha mostrado crítica con la asesina de su hijo,  y ha manifestado que faltan muchas cosas en el sumario por saber pero que «ella buscaba sus fines. El móvil nos lo tendrán que decir los agentes. Es un patrón que va repitiendo, es mi sensación. Es una cabeza enferma, que tiene un patrón que tiene que repetir, con intereses económicos pero esta es un percepción mía«.

La madre de Gabriel ha añadido que «hemos trabajado bien. Ha sido difícil pero lo hemos hecho bien porque la bruja está en la cárcel«.

Finalmente ha lanzado un mensaje de cariño a los medios y los miles de ciudadanos que le han enviado sus condolencias. «Ahora voy a pasear por el mar y estar con los que nos quieren. No importan donde caigas sino que lo importante es poder levantarse«.