Disculpadme si en el título he empleado el diminutivo o apodo que empleaban sus compañeros, subordinados y superiores para referirse al Teniente Coronel Don Pedro Alfonso Casado.

Supongo que allá donde esté, sabrá perdonar a este humilde soldado reservista voluntario de Regulares esta muestra de confianza, que nunca de insubordinación o falta de respeto, que por la grandeza de alma de Perico, desearía me otorgase esta sin duda inmerecida confianza.

Dice la historia que Don Rodrigo Díaz de Vivar que pasó a la historia patria como el Cid Campeador que según cuenta la leyenda, ganó su última batalla después de muerto. También nuestro héroe ha llevado su altísimo sentido del deber más allá de su muerte.

Todos los servicios que realizó en vida se llevaron a cabo sin publicidad, su única satisfacción y premio fue el íntimo sentimiento del deber cumplido. Ser Guardia Civil fue su vocación. Servir a España y a sus ciudadanos su voluntad inquebrantable. Con su sangre firmó su juramento y vertiéndola sirvió a España y España somos todos, tanto los que la amamos con toda el alma, como aquellos que absurdamente reniegan de Ella.

Solamente con su sacrificio y muerte hubiera cumplido con creces, pero la generosidad de Perico iba mucho más allá. Hoy 5 personas gracias a él tienen una nueva esperanza. Sus pulmones, sus riñones y ese generoso corazón han viajado a Córdoba, Alicante y La Coruña para ser trasplantados. Hoy 5 compatriotas tienen ante si una oportunidad de futuro gracias a que Perico supo entregar con valentía la suya en cumplimiento del deber.

Muchas gracias en nombre de la sociedad de la que todos formamos parte. Muchas gracias por el ejemplo de entrega y patriotismo que nos ha dado, no podía ser de otro modo siendo, como Vd. siempre fue un Guardia Civil.

Descanse en paz y que la Pilarica le asigne a Su lado y al de nuestro Señor un puesto preeminente. Vd. lo merece más que nadie. El Círculo Ahumada – Amigos de la Guardia Civil quiere desde estas líneas rendirle nuestra admiración y homenaje.

Siempre a sus órdenes mi TENIENTE CORONEL.

Albert Mesa Rey
Soldado Enfermero de 1ª (rvh)
Director de Benemérita al Día