Los agentes se sienten desprotegidos por un Gobierno que nunca les ha apoyado ante los independentistas y del que han recibido desconsideraciones.

El malestar de los Policías Nacionales y Guardias Civiles con el Gobierno de Pedro Sánchez es una constante de que los socialistas llegaran al Palacio de La Moncloa. Ha habido rifirrafes constantes, no sólo por la gestión realizada desde el Ministerio del Interior, sino también por la falta de defensa desde el Ejecutivo ante los ataques de los independentistas o por las desconsideraciones que han llegado desde los propios miembros del Consejo de Ministros.

Este miércoles, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha referido a los agentes que fueron enviados a Cataluña para frenar el golpe de Estado independentista de octubre de 2017 como «piolines«, un término que también fue utilizado durante meses de forma despectiva por los dirigentes independentistas, debido a que uno de los barcos que utilizaban de alojamiento tenía pintado una gran figura del dibujo animado Piolín.

Los primeros en reaccionar ante las palabras de Sánchez han sido el sindicato mayoritario de la Policía Nacional y la asociación profesional mayoritaria dentro de la Guardia Civil, JUPOL y JUCIL, ambas nacidas hace unos años del movimiento Jusapol, que capitalizó el descontento salarial en ambos cuerpos y protagonizó las movilizaciones más numerosas a favor de la equiparación salarial con los cuerpos policiales autonómicos.

«Ningún respeto para los compañeros de la Policía Nacional y la Guardia Civil que protegieron la unidad de España, su Constitución y nuestra democracia en Cataluña, donde muchos de ellos se jugaron la vida», insistía minutos después la misma asociación.

Aún más combativo se ha mostrado el sindicato policial: «Señor Sánchez, se lo diremos de la forma más educada que creemos, es usted un sinvergüenza. No se puede referir a los garantes del Estado de Derecho y la Constitución como Piolines en la Sesión de Control».

También el Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha mostrado su malestar con las palabra del presidente del Gobierno: «Señor Sánchez, los policías nacionales fuimos a defender el orden constitucional. Dejen de usarnos en sus luchas internas ya que bastante dura fue la situación que vivieron nuestros compañeros en Cataluña con agresiones violentas y el alojamiento penoso que tuvieron que sufrir».

«Exigimos una disculpa inmediata del señor Presidente del Gobierno. Aquellos compañeros fueron amenazados, boicoteados, humillados y agredidos… Además algunos sufrieron que les echaran de sus propios hoteles que pagaban y sufrieron escraches. Solicitamos disculpas», han añadido desde el sindicato policial.

La Unión de Guardias Civiles también ha criticado al presidente del Gobierno: «A Cataluña no fueron piolines, fueron guardias civiles y policías nacionales a restablecer el orden constitucional, maltratados y vapuleados por ello. Lo mínimo que se puede mostrar es respecto».

Redacción