Decía Marcelino Menéndez Pelayo que: “Pueblo que no sabe su historia es pueblo condenado a su irrevocable muerte” .

En este caso, los artilleros de hoy se sienten herederos y son depositarios de la tradición militar, que se exige conservar y transmitir a través de los tiempos, la historia de sus tradiciones.

Las cualidades de “Santa Bárbara” la convirtieron en “Patrona” de prácticamente todos los artilleros del mundo, plenamente identificados con sus virtudes y la simbología que la rodea.

Una celebración que cada 4 de diciembre vienen celebrando los artilleros tradicionalmente en honor a “Santa Bárbara” desde hace 500 años (1.522-2.022), que nace en la ciudad de Burgos.

A nivel nacional, Segovia está siendo la sede oficial de la celebración y el lema elegido: “Santa Bárbara 500 años con sus Artilleros”.

En Ceuta también se le rinde especial homenaje con la celebración de diversos actos religiosos y culturales, en los que tiene una especial participación la ciudad, estrechamente vinculada al Regimiento Mixto de Artillería Nº 30.

Regimiento que en su Estandarte, ostenta una ‘Cruz Laureada de San Fernando’ y cinco ‘Medallas Militares’, merecidas por su participación constante y la vista puesta en el futuro. Regimiento que se reconoce su origen el 2 de Mayo de 1.710 como descendiente directo del Regimiento Real de Artillería. (312 años).

Para reconocer públicamente esta efeméride el Arzobispado Castrense de España, ha creado la ‘medalla’ conmemorativa del ‘quinto centenario’ de la proclamación de Santa Bárbara como Patrona de la Artillería española. La citada distinción puede ser solicitada por todos los artilleros en cualquier situación, incluidos los antiguos artilleros de reemplazo.

Hay que reconocer que la veneración ferviente que sienten los artilleros españoles por Santa Bárbara, reconocida en la historia de la Iglesia como abogada de rayos y centellas, está estrechamente ligada a la ciudad de Burgos, desde el año 1522.

No debemos olvidar, que dentro del ámbito militar Santa Bárbara es Patrona de las Especialidades fundamentales del Armamento, Mecánica y Química del Cuerpo de Ingenieros politécnico del Ejército de Tierra . Además de diversas profesiones civiles como ejemplo: los mineros.

Así mismo, la Santa Sede, a través de la Penitenciaría Apostólica, ha declarado un particular ‘Año Jubilar de Santa Bárbara’ ‘con posibilidad de obtener indulgencia plenaria visitando uno de los lugares de culto oficialmente designados, entre ellos la capilla de la Academia de Artillería.

Realizada esta introducción, me tomo la licencia de dedicar esta colaboración periodística a la Memoria de mi padre (militar y Artillero), que perteneció al Regimiento Mixto de Artillería nº 30 en Tetuán (Marruecos) desde el año 1940- 1954 y pasó sus últimos años en el mismo Regimiento en Ceuta, hasta que pasó a la situación de retirado al cumplir la edad de jubilación en 1.967. E igualmente desde aquí, quiero mostrar mi felicitación, cariño y admiración de siempre al citado Regimiento, en el que mis dos hermanos y yo, cumplimos nuestro servicio militar de lo que nos sentimos muy orgullosos.

¿Quién era Bárbara de Nicomedia?

No hay datos ciertos sobre Bárbara, que murió mártir durante las persecuciones de Maximino en los primeros años del siglo IV. La figura de la Santa se convirtió en legendaria después de la compilación de las Actas en el siglo VII y con la posterior publicación de la Leyenda Dorada. Hay que reconocer que presenta ciertas dificultades el hablar de Bárbara en relación a su existencia, pues podemos decir que suele haber pocas certidumbres. Por ello trato de expresar el relato más verosímil de su persona.

Si comenzamos por su nacimiento, nos trasladamos alrededor del siglo III, en la que se señalan al menos dos lugares, no obstante me inclino en su nacimiento en Nicomedia, cerca del mar de Mármara en la actual Turquía. Era hija de un sátrapa de nombre Dióscoro (rey de Nicomedia) que, al enterarse de que se había convertido al cristianismo, la encerró en un castillo.

Al parecer Bárbara residió como ermitaña en el edificio construido por su padre, y convenció a los arquiectos para que la añadiera una tercera ventana en honor a la Santísima Trinidad.

Poco después la obligó a casarse, pero ella se opuso diciendo que elegía a Cristo como su esposo. Dióscoro quiso matarla, pero ella huyó y él la persiguió y la torturó.

Su martirio fue el mismo que el de San Vicente: fue atada a un potro, flagelada, desgarrada con rastrillos de hierro, colocada en un lecho de trozos de cerámica cortantes y quemada con hierros candentes. Finalmente, el mismo rey Dióscoro la envió al tribunal, donde el juez dictó la pena capital por decapitación. Y fue el propio padre quien la decapitó en la cima de una montaña. Pero la leyenda cuenta que cuando lo hizo un rayo le alcanzó y lo mató.

Probablemente por este hecho, por los rayos y truenos que hubo en el momento de su muerte, Santa Bárbara se convirtió en la patrona de todos los artilleros.

El padre carmelita Claudio de San José narra, en un manuscrito de la Orden carmelita, que el sepulcro de Santa Bárbara fue venerado por fieles que reportaban curaciones milagrosas. Su fama era muy reconocida en el siglo VIII y algunos empezaron a llevarse las reliquias hasta que fueron trasladadas a Constantinopla y después a Venecia.

Su culto fue confirmado por San Pio V en 1.568 y se convirtió en uno de los catorce santos auxiliadores del santoral.

Se la considera protectora contra los daños del temporal, los rayos y las centellas; de ello se deriva el modismo “acordarse de Santa Bárbara cuando truena”.

¿Cómo comienza el Patronazgo de Santa Bárbara con los artilleros?

Hay varias versiones según sus autores, no obstante, una de ellas y al parecer consistente con respecto a la relación entre Santa Bárbara y los Artilleros, es la mención que hace en 1500 fray Sebastián Coll, del convento de Nuestra Señora de las Mercedes de Barcelona, sobre la existencia de una Cofradía de Santa Bárbara de los Artilleros, así como el hecho de que la Iglesia de aquel convento estaba dedicada a la Santa y “tenía las Armas de Artillería”.

En 1.522, el Capitán de Artillería Juan de Terramonde propuso al Alcalde del Castillo de Burgos, para su ratificación mediante Real Célula ordenada por Felipe I, que se celebrara la festividad de “Santa Bárbara” como fiesta de los Artilleros, y que daremos cuenta de la prueba documental.

El documento más antiguo que se conoce, que cita su patronazgo sobre los artilleros es el “Recibo de la pólvora”, consumida con ese motivo en el Castillo de Burgos el día 4 de diciembre de 1.522 que dice lo siguiente:

“YO DON JUAN DE ACUÑA, Alca id e del Castillo de Burgos por S. M. digo: que vos Gerónimo Ximénez Denciso, Tenedor de los bastimientos de dicho castillo por S. M. distes por mi mando al Capitán Terramond por S. M. el día de Santa Bárbara para tirar la fiesta de los artilleros, ques aquel día su fi esta, dos barriles de pólvora para tirar ciertos (disparos) de los (cañones) gruesos y los morteros de aquel día, que pesarían diez arrobas; la cual pólvora está a cargo del Mayordomo de la Artillería, Francisco de Xerez; y por ques verdad que lo dio en dicho día a cuatro de diciembre de mil quinientos vente y dos, lo fi rmo en mi nombre “Don Juan de Acuña”. (Archivo dee Simancas, Guerra, Mar y Tierra, legajo 3º, año 1.522. Tomado del Memorial de Artillería de 1.884.

Al parecer este documento, que es el primero en estos momentos que se ha encontrado, dando cuenta del “patronazgo de Santa Bárbara”.

Grabado del Castillo de Burgos 1.522.

El recibo de la Pólvora

Aún cuando sea muy conocido por haberlo publicado, entre otros autores, D. Eduardo Oliver Copons en el “El castillo de Burgos”, lo hemos copiado porque la fecha de 1522 a que se refiere, es la primera prueba en que se tiene una veracidad escrita de haberse celebrado fiesta de Santa Bárbara por los artilleros, no solo en Burgos, sino en toda España.

Por lo que, ante este documento, no cabe duda que la veracidad del hecho del patronazgo de Santa Bárbara con los Artilleros se puede dar por buenas.

No obstante surgieron diversas opiniones, en la que expresaremos dos de ellas:

D. Arturo Oliver Copons, en un folleto titulado “Noticias Históricas”, acerca de la devoción de los artilleros españoles a Santa Bárbara, impreso en Burgos en el año 1.884, entre otras cosas escribe:

A la guerra de Granada, concurrieron muchos extranjeros como artilleros y fundidores, y en el libro de repartimientos de Málaga figuran algunos alemanes y franceses, los cuales pudieron traer la devoción. La rendición de Baza se verificó el 4 de diciembre de 1.489 día de Santa Bárbara, y por esta circunstancia eligió dicha ciudad como Patrona.

¿Estribará en esta coincidencia la hipótesis de que data de aquella época nuestra devoción a Santa Bárbara?

Otra de las opiniones corresponde a D. José Arantegui:

Sus apuntes históricos sobre la Artillería española en la primera mitad del siglo XVI impresa en Madrid en el año 1.891 contiene un capítulo donde engloba- Fueros y festividad de Santa Bárbara – y refiriéndose a esta última dice lo que sigue:

Dice salas en su “Memorial Histórico” que la devoción a “Santa Bárbara” se remonta al inicio del uso de la Artillería, lo cual parece algo aventurado, pues no hay ningún dato ni documento que así lo especifique.

Es muy de notar la particularidad de que a celebrarse esa fiesta en Burgos, se hallaba en la plaza el Capitán Terramonda, el cual , aunque tenía el nombramiento desde 1.506, sirvió fuera de España.

El Capitán Terramonda sirvió en la artillería en Nápoles asistiendo con ella a la campaña de Italia.

Al llegar el año 1.520 acompaña al Emperador en su viaje, y desempeña el destino de ‘maitre’ en la Artillería de los Paises Bajos. Regresa a España en 1.521 y al año siguiente se ve ya la existencia de la festividad de “Santa Bárbara”. ¿No dice esto algo a favor de que esa devoción viniese de Flandes?.

Otra opinión indica que la devoción de los artilleros españoles a “Santa Bárbara”, debió empezar en tiempos de los Reyes Católicos, cuando la artillería nacional empezó a tener una organización más estable.

A partir de la “Campaña de Granada”, la evolución de la Artillería, desde el punto de vista de su organización y funcionamiento, toma un significado protagonismo, en la que participan, entre otros, maestros artilleros de Flandes.

Los artilleros Ramírez de Madrid, Mosén San Martín y Diego de Vera ejercieron, de manera ejemplar, el liderazgo en la transición hacia una artillería organizada, con actuaciones destacadas y brillantes dentro y fuera del territorio peninsular, coincidiendo con un periodo de expansión de nuestra historia, entre finales del siglo XV y principios del siglo XVI.

A la muerte del Rey Fernando ‘el Católico’, Diego de Vera, Capitán (Jefe Superior), eminente y experimentado artillero de gran iniciativa y conocimientos, entrega al Cardenal Cisnero un Memorial detallado de la Situación y Distribución de la Artillería en 1.516. En este documento deja patente que la Artillería cuenta en esta época con una organización estable, y un despliegue detallado, tanto en la metrópoli como en Nápoles y norte de África. Por lo tanto se puede afirmar, con certeza, que nuestra Artillería está plenamente organizada, preparada y consolidada en el año 1.516.

Pero lo que sí podemos confirmar, es la vinculación de Burgos con Santa Bárbara, al ser la cuna del Patronazgo para todos los Artilleros de toda España.

Continuaremos con un segundo capítulo, desarrollando la importancia de Santa Bárbara.

Reliquias

Sus reliquias fueron trasladadas a Venecia en tiempos del dogo Pedro II Orseolo (991- 1.009), por María Argyropoula, una princesa bizantina posiblemente hermana de Romano III, que se había casado con Juan, el hijo del dogo. Las reliquias de la santa quedaron después en manos de la Iglesia griega y en 1.108 una princesa griega de nombre Bárbara, que se casó con el príncipe de Kiev, llevó consigo las reliquias, que fueron depositadas en el Monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas en Kiev.

En la época de las guerras napoleónicas, las sagradas reliquias fueron llevadas al templo de San Martín de la isla de Burano, donde se siguen custodiando hasta hoy.

En España : En la Iglesia de San. Juan del Hospital, Valencia, se halla la columna donde fue martirizada, en una capilla bajo la advocación de la santa. Esta reliquia fue traida a la ciudad de Valencia por la emperatriz Constanza Augusta de Grecia.

En la Iglesia de San Jaime de Moncada (Valencia), se encuentra una falange de un dedo de la santa traída desde Roma a Moncada.

Simbología e iconografía

Hay una serie de símbolos que acompañan a cada imagen religiosa, mitológica que permitían identificarla. Elementos simbólicos que no hacían falta explicar, pero cuyo significado para los hombres y mujeres del siglo XXI se han perdido. Los elementos que definen a Santa Bárbara son los siguientes:

Torre.- Es el atributo más característico. Recuerda el encarcelamiento que sufrió la santa por parte de su padre. En todas ellas se pueden ver las tres ventanas que poseía la torre: dos de ellas construidas por su padre y una tercera mandada construir por la santa. Estas hacen referencia a la Santísima Trinidad. La forma es circular resaltando el carácter de fortificación.

En las representaciones más antiguas, la santa lleva en su manos la torre, pero posteriormente la torre aparece junto a la santa.

Palma.- Es un símbolo anterior al cristianismo y representa la victoria. En el mundo cristiano se utiliza para representar a los mártires; pues este ha obtenido la suprema victoria y con ella la vida eterna. Suele representarse como una verdadera palma.

La Corona o el Nimbo.- Sirve para reforzar la condición de mártir. Así la corona aparece en la estampa de Martí e hijos, pero es sustituida por el nimbo en el retablo de Santa Bárbara de Xixona y de Vocentania y el grabado del Archivo Municipal de Concentaina; aunque en la estampa impresa por Francisco Compañía no lleva ni corona, ni nimbo (Nimbo: círculo en la cabeza de las imágenes sagradas).

La espada.- En escasas ocasiones se la representa con una espada señalando que fue decapitada.

El rayo.- También raramente aparece el rayo como elemento simbolizando, el castigo divino que sufrió su verdugo. Así en la estampa publicada por Joan Amades el cielo está cubierto de nubes de las que surgen los rayos.

El vestido.- Por su condición de Virgen lleva la tunica talar de las doncellas romanas, envuelta en manto.

Libro en las manos.- Es símbolo de la religiosidad de la santa, ya que representa la Doctrina de la Iglesia. Hace referencia al muchísimo tiempo que dedicó la santa a estudiar las verdades de la fe cristiana.

El cáliz, la custodia o la cruz.- Representa que Santa Bárbara nunca olvida a sus fieles y les asegura que no morirán sin recibir los sacramentos.

El cañon o la bomba.- Estaría relacionado con el cañón que mató a su padre y recordaría que es patrona del cuerpo de Artillería.

La coraza.- Puede representar el “patronazgo sobre la Artillería, es decir un carácter militar o la fortaleza de la propia santa para sufrir abnegadamente su martirio.

Fuente: El Faro de Ceuta | José Antonio Fuentes Viñas