Redacción, José Ignacio Rentero Vicente

 

 

El diario Europa Sur de Algeciras (Cádiz), publicaba el 19 de enero del 2024, un artículo del historiador e inspector jefe de Policía Nacional jubilado, Martín Turrado Vidal, en uno de sus párrafos dice:

“En la documentación que se conserva tanto en las comisarías de policía como de los intendentes de provincia no hay constancia de que esa politización existiera.”

Vamos a ver Martín Turrado, en las comisarías no conserváis ninguna documentación de esa época, si no la tenéis en el museo, que empieza en 1908, como la vais a tener en las comisarías, ¡ay mentirosillo! Debería dar a conocer a los ciudadanos los “índices inversos”, las fichas socio-políticas destinadas a identificar, perseguir, alienar y encarcelar a los opositores al régimen, especialmente, a los que habían tenido cargos de responsabilidad en el modelo liberal.

Las ordenó hacer el superintendente general de la policía del reino, Mariano Rufino González, en la circular del 4 de octubre de 1824:

Art. 1º. Todos los intendentes de policía formarán y enviarán a esta Superintendencia General, en el preciso término de quince días contados desde que reciban esta orden, un índice inverso (esto es, que empiece por 1os apellidos, y siga con los nombres) de todas las personas existentes en su provincia que merezcan alguna de las notas que abajo se dirán, cualquiera que sea su sexo, su estado y su edad.

Art. 7º. Se escribirán en estos índices respectivamente todas las personas que merezcan alguna de las notas siguientes:

Adicto al sistema constitucional. Voluntario nacional de caballería o infantería.

Individuo de la compañía o batallón Sagrado. Reputado por Masón. Conocido por Comunero. Tenido por liberal exaltado o moderado. Comprador de bienes nacionales. Secularizado.

Art. 8º. Además, se añadirá: si fue individuo de la suprema junta gubernativa de Madrid: ministro de algún tribunal o audiencia: Diputado a Cortes: Diputado de provincia o su secretario: jefe político o empleado en cualquier otro ramo: Individuo de alguna sociedad patriótica: Orador de ella: Escritor público y cualquiera otra cosa que pueda contribuir a dar una idea exacta de la verdadera opinión que manifestó en el reinado constitucional.

Art.10º.Siempre que alguno de los comprendidos en este índice, o cualquier hijo, criado o dependiente suyo pidiere pasaporte para salir del pueblo, la autoridad que de dicho pasaporte lo avisará inmediatamente por el correo al encargado de la misma en el pueblo para donde sacó dicho pasaporte, advirtiendo la nota o notas que tuvieran dicho Índice, y las sospechas que además pueda inducir su viaje por las circunstancias en que le hace y sus relaciones en dicho pueblo.

Art. 11º. No se dará pasaporte a ninguno de los que tengan la nota de adictos al sistema constitucional, singularmente si fueron voluntarios nacionales, a no ser que el encargado de la policía conozca que el que le pide tiene motivo justo para el viaje que intenta, y de fiador seguro.

Art. 12º. Pero todo el que tenga la nota de adicto a la Constitución, deberá llevar en el pasaporte marcados los pueblos por donde debe transitar á ida y vuelta.

Art. 14º. Todo el que fuere hallado sin pasaporte, o sin carta de seguridad fuera del radio de las seis leguas de Madrid, será tenido como sospechoso, y en el concepto de la autoridad que le aprendiere le formará la correspondiente causa.

Sabemos que el marques Viluma, Superintendente de policía, hizo una exposición en 1832 ante S.M. para que autorizase a destruir los índices inversos formados por la Policía contra los liberales en los últimos 10 años, S.M. ha mandado que se quemen en Madrid y en las provincias bajo la responsabilidad de los gobernadores civiles. Tampoco menciona usted los censos de infidencias, es decir, registrar a todo aquel que no fuera adicto al absolutismo.

Tanto los índices inversos, como los censos de infidencias, ¿no son cometidos de Policía Política? Pregunte por las sociedades secretas o los índices de publicaciones prohibidas, para secuestrar libros sediciosos, que perjudiquen la moral, por la que se ordena su persecución y nombra al clero como depositario de lo intervenido.

Que se lo pregunten a Mariano José Larra, en su artículo del 7 de febrero de 1835, como hicieron desaparecer a su amigo Miyan.

O sea que, para usted, la Policía General del Reino, era una hermanita de la caridad.

A continuación, le adjunto prensa de la época, para que compruebe, la destrucción de los “índices inversos”:

Eco del Comercio, sábado 13 diciembre de 1834, destrucción en la ciudad de Granada.

Eco del Comercio, viernes 23 de enero de 1835, destruidos en la ciudad de Madrid.

Mensajero de las Cortes, edición de las provincias, jueves 22
de enero de 1835.

El Compilador, sábado 24 de enero de 1835.

La Revista Española, lunes 9 de febrero de 1835.

La Abeja, miércoles 11 de febrero de 1835, quema en la ciudad de Valencia.
El Mensajero de las Cortes, sábado 28 de febrero de 1835, quema en Castellón de la Plana.

La Abeja, viernes 6 de marzo de 1835.

Eco del Comercio, domingo 22 de marzo de 1835, quema en la ciudad de Salamanca.

Eco del Comercio, sábado 2 de mayo de 1835, quema en la ciudad de Sevilla.

El Guerrero, domingo 31 de mayo de 1835. Boletín oficial de la provincia de Murcia, martes 14 de julio de 1835, quema en la ciudad de Albacete.

Visto lo visto, es para sentirse orgulloso de la Policía General del Reino, la primera policía política de España, ¡venga ya! Empleando sus propias palabras, “está perfectamente documentado, que la Policía General del Reino fue la primera Policía Política de España”

Autor , José Luis Borrero González, Capitán retirado de la Guardia Civil.