El grave problema que tiene el Ministerio del Interior con el narcotráfico en el Campo de Gibraltar ha llegado a su máxima expresión a última hora de la tarde de este viernes en el Puerto de Barbate. Una narcolancha ha arrollado a una embarcación de la Guardia Civil y ha matado a dos agentes. Además, otro agente ha resultado gravemente herido y un cuarto está leve, ha confirmado la Guardia Civil. Uno de ellos sufrió la amputación de un brazo.

Las embarcaciones se habían refugiado en el recinto portuario del municipio sin ningún tipo de precaución amparadas por la impunidad, aseguran fuentes del Instituto Armado, con las que operan los ‘narcos’ en la zona.

Al tener constancia de la presencia de las narcolanchas, la Guardia Civil ha activado a un equipo del Grupo de Acción Rápida (GAR) y otro del Grupo de Especialistas de Actividades Subacuáticas (GEAS) -los buceadores- porque los agentes del Servicio Marítimo estaban fuera del puerto en otro servicio. Los dos agentes fallecidos son buceadores, indican fuentes del Instituto Armado.

En un duro vídeo de varios minutos de duración, se puede escuchar cómo la gente que lo graba está jaleando a los narcotraficantes para que hundan a los agentes, mientras dos lanchas dan vueltas alrededor de una pequeña patrullera para embestirla.

Las narcolanchas han embestido a las embarcaciones de la Benemérita cuando estas se han aproximado al puerto. Este suceso se produce el mismo día en el que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se había desplazado hasta la zona para ensalzar su Plan Especial de Seguridad Campo de Gibraltar. Desde Algeciras, el titular de Interior ha resaltado que la presión policial ha provocado que las mafias hayan cambiado sus rutas de distribución de la mercancía ilícita. Sin embargo, sus reflexiones no son compartidas por la plantilla policial que opera en la zona, que insiste en la conflictividad del destino y en la falta de efectivos para hacer frente a las diferentes situaciones. Este sábado, el titular de Interior volverá a ir a la zona.

Los policías denuncian que las plantillas policiales viven una situación crónica de desamparo institucional. Acosados y agredidos por las mafias de la droga, que extienden la presión a las familias de los agentes, y sin apenas medios para luchar también contra la inmigración ilegal, los agentes prefieren otros destinos.

La Línea de la Concepción, Algeciras y Tarifa se han convertido en un castigo. Nadie quiere trabajar allí. Así lo demuestra que el 40% de la plantilla policial (300 agentes) solicite año tras año el traslado.

El problema es que los agentes de la Policía y de la Guardia Civil, no terminan de arraigarse a una zona en la que contar con equipos consolidados es esencial para enfrentar con efectividad el abanico de delitos que concentra. Con estos datos en la mano, los agentes vuelven a exigir al ministro Fernando Grande-Marlaska la declaración urgente del Campo de Gibraltar como Zona de Especial Singularidad.

La denominación conlleva la aplicación de fórmulas de incentivos laborales y económicos similares a los que perciben los agentes destinados en el País Vasco o en Navarra. Cataluña también está en este proceso. Se trata, en definitiva, de un plus por la aspereza del destino. Sin embargo, Interior todavía no ha recogido esta propuesta.

El ministro ha presidido hoy en el Puerto de Algeciras una reunión operativa en la que ha hecho balance del Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar desde su puesta en marcha y ha analizado su ejecución para los próximos dos años, una vez que el pasado mes de diciembre la Secretaría de Estado de Seguridad prorrogó su vigencia hasta el 31 de diciembre de 2025.

1.668 TONELADAS DE DROGA EN UN AÑO

Desde su puesta en marcha en julio de 2018, su vigencia ha sido prorrogada tres veces (en 2020, 2022 y el pasado mes de diciembre) y el territorio de aplicación ampliado desde el Campo de Gibraltar hasta la totalidad de las provincias de Cádiz, Huelva, Málaga, Almería, Granada y Sevilla.

Grande-Marlaska ha repasado algunos de los datos más destacados, como que desde el 1 de agosto de 2018 y hasta el 31 de diciembre de 2023, Policía Nacional y Guardia Civil han incautado 1.668 toneladas de droga, de las que 1.452 fueron de hachís, 106,7 toneladas de cocaína y 109,7 toneladas de marihuana u otras drogas.

Sin embargo, el ministro del Interior no se ha pronunciado sobre el desmantelamiento en septiembre de 2022 del Órgano de Coordinación contra el Narcotráfico en Andalucía, el denominado OCON-Sur que estaba compuesto por 150 agentes de la Guardia Civil en comisión de servicio disponibles las 24 horas y los siete días de la semana en el Campo de Gibraltar. Interior decidió disolver el grupo a pesar de sus apabullantes resultados.

A los agentes que integraban el OCON-Sur los mandaron a otros destinos. El Ministerio del Interior siempre ha defendido que en ningún caso se perdían efectivos en la lucha contra el tráfico de drogas sino que los agentes de la OCON se han integrado en la Policía Judicial y que continúan desarrollando su trabajo dentro de esos grupos.

El Campo de Gibraltar ha sido el escenario de vistosas persecuciones, alijos a pleno sol e incluso del asalto a un hospital para liberar a un traficante custodiado. La sucesión de calificativos sobre la comarca de España que hace huir a policías y a guardias civiles es demoledora e implacable. La embestida a la lancha de los agentes de la Guardia Civil es una prueba más de la complicada situación que se vive en la zona.

«Lo que ha pasado esta noche en el puerto de Barbate es un ejemplo más de que los traficantes saben que esto es tierra de nadie y operan a sus anchas sin importarles las consecuencias», reivindica uno de los agentes destinados en el campos de Gibraltar que ha sido testigo de lo que ha sucedido.

DÍA DE LUTO

Por otra parte, el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, ha convocado para este sábado a las 12.00 horas a las puertas del Consistorio un minuto de silencio por el fallecimiento de los guardias civiles, uno de los cuales residía en Algeciras.

Desde el Círculo Ahumada – Amigos de la Guardia Civil queremos manifestar nuestra más enérgica condena por los hechos y el más firme apoyo a las familias y a los seres queridos de los agentes asesinados, así como a todo el cuerpo de la Guardia Civil. Desde nuestra Asociación exigimos que caiga todo el peso de la justicia sobre estos delincuentes, así como se dote a nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de los medios adecuados para el desempeño de su labor.

Redacción