Interior y la Comunidad de Madrid han acordado prorrogar las condiciones laborales de estos 120 agentes. Hace seis meses pretendían reducir la plantilla.

El conflicto que mantenía desde el pasado marzo el Ministerio del Interior con la Comunidad de Madrid por la reducción del número de guardias civiles en segunda actividad que vigilan los edificios públicos y oficiales de la capital española parece haber llegado a su fin. Finalmente, la plantilla de 120 agentes no se verá mermada y desarrollará su trabajo en las mismas condiciones al menos hasta 2026, según el acuerdo que han rubricado esta semana el Ejecutivo madrileño y el departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska.

El origen de la disputa se produjo hace medio año. La Agrupación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que representa a 25.000 agentes, advirtió de una orden a través de la cual la Comunidad de Madrid e Interior pretendían reducir la presencia de la Guardia Civil en la vigilancia de instituciones públicas. El trasfondo del problema, según explican fuentes sindicales, estaba en la equiparación salarial.

Con el aumento del salario de los guardias civiles, el coste del servicio de protección y vigilancia en estos edificios ha incrementado. Y en paralelo, los agentes también perciben un complemento extra por esta labor. Por lo que, ante la imposibilidad de afrontar este pago, Marlaska y Ayuso plantearon como una de las soluciones la disminución del número de agentes. Esto se traducía en que el trabajo llevado a cabo por la Guardia Civil, de 24 horas al día, pasaba a ser de ocho [de 7:00 a 15:00 horas]. Es decir, dos turnos menos. Lo que implicaba, a fin de cuentas, que los edificios dejasen de estar vigilados la mayor parte de la jornada.

Sin embargo, a la hora de rendir cuentas, ni el Ejecutivo de Isabel Díez Ayuso ni el departamento Marlaska asumieron haber dado la orden. Al contrario, se culpabilizaban entre ambos. Mientras que Interior trasladaba que la rebaja de agentes era a petición del Gobierno regional, esté último exponía que el Ministerio era el que había planteado un convenio diferente y, con ello, la reducción de efectivos. Las críticas brotaron por parte de las asociaciones profesionales, que calificaron este escenario de una «total alta de consideración» hacia la Guardia Civil.

10,8 millones de euros

Seis meses después de la desavenencia más que pública entre los implicados, la Comunidad de Madrid y la Guardia Civil han renovado esta semana el convenio de los agentes, en vigor desde el pasado 1 de julio y al que el Gobierno de Ayuso ha dedicado una inversión de 10,8 millones de euros hasta 2026. Este fue uno de los principales puntos que se abordó entre la reunión que mantuvieron el pasado martes distintos mandos del Cuerpo y el Consejero de la Presidencia, Justicia e Interior de la CAM, Enrique López.

Un acuerdo que, según la AUGC, supone un «alivio» para los compañeros destinados en las instalaciones públicas. Sobre todo, en el caso de los agentes de segunda actividad, de entre 56 y 65 años. «Si eran despojados de este destino y de su incentivo económico, iban a volver a la reserva o a jubilarse, si tenían más de 25 años de antigüedad», advierte Pedro Carmona, secretario de comunicación de la Asociación Unificada.

Bolsa de empleo para la Guardia Civil

Un escenario que, recuerda este guardia civil, incumple la cláusula tercera del acuerdo que firmaron con Interior en 2018: «Por ley, deben incentivar el reingreso de los Guardias Civiles que pasan de una situación a activa a reserva». «Aunque la orden debió haber existido, celebramos que haya quedado sin efecto y se haya renovado el convenio de protección de las instalaciones», señalan.

Desde la AUGC también celebran que, recientemente, la Dirección General de la Guardia Civil haya aprobado la apertura de una bolsa de trabajo para el personal en reserva de la Compañía Especial de Seguridad de la Comunidad de Madrid, en la Unidad de Protección y Seguridad. La necesidad de agentes que hay en este departamento ha llevado a los Mandos de la especialidad a cubrir las vacantes de las Escalas de Cabos y Guardias y la de Suboficiales.

Redacción